viernes, 23 de marzo de 2012

A veinte años de “Trampas y Caretas”

El 23 de marzo de 1992, el canal estatal lanza al aire su nueva vespertina, “Trampas y Caretas”, presentada como “La teleserie fresca de TVN”, un slogan con el que buscó enganchar a sus televidentes luego del fracaso de “Volver a Empezar” el año anterior. Hoy, la versión local de “Transas e Caretas”, emitida por TV Globo en 1984, y escrita por Lauro César Muniz, cumple veinte años desde su estreno.

Adaptada en Chile por los guionistas Jorge Marchant Lazcano y Sergio Bravo, es una de las mejores teleseries de los años 90, la que marcó un antes y un después de las producciones de TVN, y donde comienza el éxito de Vicente Sabatini y su equipo.

Los fanáticos de las teleseries, y especialmente de “Trampas y Caretas”, aún tienen recuerdos de los personajes y sus historias. A las nuevas generaciones, les contamos que la trama cuenta la historia de Carmen Mackenna (Jael Unger), una mujer adinerada que tiene la obsesión de casar a sus dos hijos: Maximiliano (Francisco Reyes) y Luis Felipe (Bastián Bodenhöfer), motivándolos a que el que primero se case y le diera un nieto, heredará su fortuna. Es por eso que contrata a Mariana Ríos (Claudia Di Girólamo), una ejecutiva cesante, a la cual le encomienda el trabajo de enamorarlos y casarse con el que más ame, a cambio de un generoso cheque mensual.


Max y Luis Felipe, hermanos sólo de madre, son polos totalmente opuestos: El primero, un hombre conservador y que estudiaba violín. El segundo, un soltero empedernido, que gusta de la vida bohemia y que tiene muchas “amigas”. Mariana, por su parte, debe adecuarse y comportarse según la personalidad de cada uno, para así poder lograr su propósito y el de su futura “suegra”.
Sin embargo el que se roba todas las miradas es Felipito, el robot mayordomo de Luis Felipe, que al final de la teleserie fue abducido por los extraterrestres y vuelve como un guía espiritual, con la misión de llevar a su amo a otro planeta.

La trama que fue innovadora y ágil, con una sabrosa mezcla de comedia y elementos paranormales, consolida al área dramática de TVN, y gana en rating a su competencia de Canal 13, irónicamente llamada “El palo al gato”. Otros de los tópicos interesantes de la historia, fueron el cuestionamiento de la ética, el materialismo y los valores, características de dos de los protagonistas de la teleserie (Carmen y Mariana), que para la época era poco visto, pero predijo lo que se ve hoy en día en nuestra sociedad.

También hay que recordar que “Trampas y Caretas” fue lo más visto el día que comenzó el Peoplemeter, actual sistema de rating de la televisión chilena. La primera medición oficial y pública basada en las mediciones de 300 hogares del gran Santiago se realizó el 18 de junio de 1992, ese día era feriado, y la producción de TVN alcanzó 24.7 puntos.

Además de los protagonistas Bastián Bodenhöfer, Claudia Di Girólamo, Francisco Reyes y Jael Unger, en el elenco también destacan Anita Reeves, José Soza, Paulina Urrutia, Luis Gnecco, Mauricio Pesutic, Luz Croxatto, Eduardo Barril, Consuelo Holzapfel, Alejandro Castillo, Óscar Hernández, María izquierdo, Carlos Matamala, Mario Montilles, Adriana Vacarezza, Rubén Darío Guevara, Aline Kuppenheim, Remigio Remedy, Marcela Stangher, Gloria Canales, Agustín Moya, Mónica Sifrind, Pamela Peragallo, Juan Pablo Bastidas, Javiera Parada, y las ya fallecidas Sonia Viveros, María Cánepa, Marés González y Anita Klesky.

No hay comentarios:

Publicar un comentario