lunes, 25 de mayo de 2015

Quién es quién en “Papá a la Deriva”

Gentileza Mega
Esta tarde, a las 20:00 horas, el área dramática que dirige María Eugenia Rencoret estrena su segunda teleserie en Mega. La nueva apuesta vespertina es una idea original de la guionista Daniella Castagno, quien escribe la historia junto a Paula Parra, Alejandro Bruna, Felipe Rojas y Raúl Gutiérrez. La producción que aborda la vida de un estricto marino que queda viudo y a cargo de cuatro hijos cuenta con la dirección de Felipe Arratia y Mauricio Lucero, y se ambienta en la quinta región con locaciones en Valparaíso y Viña del Mar. Aquí te contamos sobre los personajes que trae esta nueva comedia romántica.


Bruno Montt (Gonzalo Valenzuela) es un hombre estricto y un padre preocupado por sus hijos, pero pese a sus intentos no ha logrado inculcar en ellos la disciplina que quiere para sus vidas. En el día a día el capitán es un hombre reservado y con gran carácter, aunque en el fondo quienes lo conocen saben que es una persona frágil que usa esta apariencia como escudo ya que aún no tiene resuelta la muerte de su mujer hace cinco años. Pese a su esfuerzo no tiene mucho tacto para relacionarse con sus hijos, y siempre que intenta acercarse a ellos termina empeorando las cosas. Bruno está convencido que siendo rígido les entregará la mejor educación, y por eso ha organizado todos los días de la semana con actividades extra-programáticas. Pero ese orden férreo se pondrá en jaque cuando descubra que sus hijos no van bien en el colegio y que su casa, a ratos, se transforma en un caos. Entonces comprenderá que ellos necesitan una figura femenina en casa, una madre. Y él una mujer que lo quiera y ayude para mantener en pie el proyecto de familia que está construyendo. Así, y luego de que las niñeras que contrata para el cuidado de ellos se arranquen a las horas, llegará Violeta quien volverá a sacar risas y alegrías en los niños Montt Balmaceda. Aunque inicialmente esta idea no le gusta en lo absoluto, Bruno irá descubriendo nuevos sentimientos que le provoca esta mujer alegre y chispeante del puerto. Y a ratos también se confundirá con lo servicial que resulta su asistente Rosario quien está siempre atenta y dispuesta para satisfacer las necesidades del capitán.


De esta manera, la encantadora Violeta Padilla (María Gracia Omegna) se convertirá en la nueva niñera de la casa Montt. Violeta ha sabido ganarse el cariño de todas las personas del Muelle Prat y de los cerros del puerto. Su gran pasión son los barcos, razón por la que empezó a trabajar desde muy joven como patrona de lancha, así gobierna una embarcación turística llamada La Joya del Pacífico. Es una joven espontánea, optimista y decidida que ama su libertad. Todo lo que se ha propuesto en la vida lo ha cumplido y cada vez que puede ayudar a alguien, no duda en hacerlo. Lleva cuatro años pololeando con Matías, siendo la pareja más querida del puerto. Su vida sufrió un gran quiebre cuando se quemó su casa en el gran incendio de Valparaíso. Producto de un desperfecto en su lancha, Violeta llegará a trabajar a la casa de Bruno donde chocará inicialmente con la forma en que el capitán educa a sus hijos. Pero ese conflicto inicial será el comienzo de una relación romántica de la cual Violeta no sabrá cómo escapar para evitar enamorarse.


Pero no es la única, Rosario Quevedo (Francisca Imboden) también está interesada en Bruno. Despampanante y vanidosa, Rosario tiene plena conciencia del impacto que provoca en los hombres. Es separada y vive en Valparaíso con su hija de diecisiete años. Rosario no escatima en gastos cuando se trata de conseguir lo que quiere, y está acostumbrada a vivir mucho más allá de sus posibilidades. Su ambición y arribismo la han llevado a la infelicidad, porque nada es suficiente para ella. Desde hace un mes es la secretaria del capitán, y cuando lo conoció sintió inmediatamente una gran atracción. Sueña con que algún día se fije en ella. Y por esta razón cuando se entera de que Bruno está buscando una madre para sus hijos, hará grandes esfuerzos para que él vea en ella a la mujer que necesita.


El novio de Violeta es Matías ‘El Negro’ Quiroz (Ignacio Achurra), un joven seguro de sí mismo y canchero, que gracias a sus encantos y su facha de porteño rudo tiene a todas las mujeres del puerto a sus pies. Aún no han perdido la esperanza de que alguna vez quede soltero, pero él sólo tiene ojos para Violeta, con quien le encantaría casarse y formar una familia. Matías es un hombre enamorado, un hermano protector y un hijo cariñoso y esforzado. Desde que se fue su papá de la casa, se ha transformado en un pilar fundamental para su madre Vicky y sus hermanos. Trabaja como garzón en el restorán familiar y desde ahí aprovecha todo su encanto para atraer turistas al local. Las cosas se complicarán para él cuando Violeta llegue a trabajar a la casa del capitán, y descubra lentamente la química evidente que nacerá entre su novia y Bruno.


La socialité viñamarina Berta Bonfante (Maricarmen Arrigorriaga), viuda de Balmaceda, es la suegra de Bruno. Es una mujer muy ocupada, con una agenda social llena de actividades, que le impide ocuparse de sus nietos. Es por eso que los mima con dinero y dulces, ganándose el cariño de ellos a través de regalos. Hace grandes esfuerzos por aparentar ser una persona humilde y cercana a la gente, pero en el fondo es calculadora y bien doble estándar. Lo que sí tiene muy claro es su gran objetivo: quiere transformarse en alcaldesa de Valparaíso, y para conseguirlo ocupará todo lo que tenga a su alcance para postularse y así poder darle al puerto la elegancia y vitalidad de la ciudad que la inspira: Viña del Mar.


En este objetivo su principal rival será Victoria ‘Vicky’ Urrutia (Solange Lackington), la dueña de “El Bote Salvavidas”, clásico restaurant ubicado en el Muelle Prat. Hace veinticinco años que se casó con el padre de sus hijos, un marino mercante que la abandonó por una mujer mucho más joven. Luego de esta gran desilusión, juró nunca más volver a creer en los hombres ni enamorarse de algún marino, pero ha tenido que hacer grandes esfuerzos por cumplir ese juramento. Vicky es una mujer esforzada, trabajadora y emprendedora, que ha dedicado su vida a sacar adelante a sus hijos. Además, es una reconocida defensora de su ciudad proclamada como Patrimonio de la Humanidad, por lo que día a día lucha para que Valparaíso no pierda su encanto. Coqueta y romántica por naturaleza. Será pretendida por Queno y Miguel.


Eugenio ‘Queno’ Padilla (Claudio Arredondo) trabaja como mayordomo en la casa de Bruno, donde se ha ganado el respeto de su patrón por su honestidad e incondicionalidad. Es un hombre esforzado que ha criado solo a su hija Violeta desde los siete años, después de la muerte de su mujer. Para él Violeta es lo más importante en la vida, y su felicidad tiene directa relación con la felicidad de ella. Viven juntos en una mediagua que les dio el gobierno, luego del gran incendio de Valparaíso. Es optimista y siempre ve el lado bueno de la vida, es un hombre que sabe escuchar y dar buenos consejos, por lo mismo es el principal consejero de Bruno y quiere a los hijos del capitán como si fueran sus nietos. Queno es amigo de Vicky hace muchos años y siempre se ha sentido atraído por ella, pero nunca se ha atrevido a confesarle su amor.


Miguel Ayala (Fernando Larraín) es el mejor amigo de Bruno y los niños Montt lo quieren como si fuera de la familia. Trabaja como instructor físico en la Escuela Naval, aunque es asmático, y aparenta ser un hombre seguro y canchero, pero en realidad es un poco pastel. Entró a la Marina porque sabía los efectos que causaba el uniforme en las mujeres aunque le tiene pánico al mar. Como le gusta ostentar algunas de sus medallas se han transformado en cartas de triunfo frente a las mujeres. Lo que nadie sabe es que es que esas medallas las compró en una feria de antigüedades. Encantador por naturaleza, Miguel es un tipo entretenido siempre lleno de historias que contar, y así ha ido lentamente tratando de conquistar a Vicky, quien pese a su resistencia inicial se enganchara con los encantos de este marino.


Cristóbal, Esmeralda, Arturo y Marina son los hijos del matrimonio Montt Balmaceda. Cristóbal (Simón Pesutic) es el gran apoyo para su padre y hermanos. Se encuentra en el último año de la Escuela Naval y todos creen que llegará a ser vicealmirante como su abuelo. Siempre ha estado acostumbrado a los elogios y a la imagen de hombre ideal, lo que ha generado en él una gran seguridad. Cristóbal siente un especial cuidado y dedicación por su familia. Desde que su madre murió él se prometió a sí mismo ser el hijo y hermano ideal. Pero a pesar de su aparente seguridad, le cuesta mucho enfrentar a su padre, por quien siente una profunda admiración. Por eso ha hecho al pie de la letra todo lo que él ha decidido para su vida. Cuando conozca a Camila se sentirá profundamente atraído hacia ella y hará lo que pueda para conquistarla.


A Cristóbal le sigue la romántica y tímida Esmeralda Montt (Li Fridman). La hija de Bruno viste con ropa deportiva, usa frenillos y lentes gruesos. Su contextura delgada y sus pantalones de buzo la hacen parecer una chica poco atractiva, pero la verdad es que no lo es. La relación con su padre es distante, a pesar de los esfuerzos que hace Bruno por acercarse. Debido a la muerte de su mamá no ha podido desarrollar su lado femenino, pero la llegada de Violeta a su vida, hará que comience a sacar, poco a poco, su femineidad. Lo que le servirá para conquistar a Diego de quien está secretamente enamorada.


Arturo Montt (Nahuel Cantillano) es un niño desenvuelto e irreverente, principalmente a través de internet y las redes sociales. Pasa gran parte del tiempo conectado a internet al punto de perder el interés por cualquier cosa que no se haga frente a un computador. A través de ese hobby da rienda suelta a su creatividad y su visión de mundo, subiendo videos a Youtube. Es inquieto, vivaz y lleno de preguntas, no se queda tranquilo con una sola respuesta y siempre tiene otra visión de las cosas. La llegada de Violeta a la casa hará que Arturo se confunda y se enamore platónicamente de ella, distanciándose aún más de su padre a quien verá como un rival.


La adorable Marina (Giuliana Inostroza) es la menor de los Montt. Cuando quiere conseguir algo acude a cualquiera de sus hermanos para que la consientan en todo. Para Marina su padre lo es todo: su mejor amigo, su ídolo y el mejor papá del mundo. Pero a pesar de esto no es capaz de seguir las normas que él establece. Ella es quien más extraña a Antonia, su difunta madre, y sufre por su ausencia. Mantiene largas conversaciones imaginarias con ella, donde comparte tanto sus penas como sus alegrías. Además tiene la mala costumbre de robar artículos femeninos como maquillaje, espejos y joyas. Marina no está dispuesta a compartir a su papá con nadie, siendo la principal opositora a la llegada de una mujer a sus vidas.


El estructurado cadete Diego Quiroz (Renato Jofré) es otro de los hijos de Vicky. Está en la Escuela Naval donde comparte estudios con su compañero y amigo Cristóbal. Diego siempre ha sido un alumno muy destacado a quien todos auguran un gran futuro como Ingeniero Naval. Y él vive teniendo la presión de obtener buenos resultados, para responderle a su madre quien paga con mucho esfuerzo sus estudios. Metódico y ordenado, siempre tiene una estadística para todo, asegurando que las matemáticas son una ciencia exacta y se desespera cuando la gente se deja llevar por sus sentimientos por sobre la razón. Por lo mismo no cree en el amor, ya que según las estadísticas el 83por ciento de la población fracasa en su intento. Pero cuando conozca a Esmeralda, esta idea comenzará a cambiar.


Junto a Matías y Diego también está la alegre Camila Quiroz (Fernanda Ramírez). La hija de Vicky es una rebelde en potencia y juzga todo lo que no le parece justo, lo que a veces la hace parecer antipática. No es muy amiga de los estudios, pero a cambio hace muchas cosas: toca el chinchín, participa en batucadas, lee novelas históricas y cuando tiene tiempo libre aprende inglés con Mary-Ann. Ama el puerto por sobre todas las cosas: sus calles, escaleras, colores y arquitectura. Es sincera y sin pelos en la lengua. Cuando su padre los abandonó, ella juró nunca más confiar en un marino ni mucho menos enamorarse de uno. Para ella sólo su hermano Diego es la excepción. Sin embargo, cuando conozca a Cristóbal, estos prejuicios comenzarán a cambiar y su vida dará muchas vueltas. Aunque evitará relacionarse inicialmente con él y no le creerá muchas cosas de las que dices, poco a poco irá descubriendo que las actitudes de Cristóbal son genuinas. Y eso le permitirá darse una oportunidad en el amor.


Al igual que Rosario, su hija Bárbara González (Francisca Walker) es pretenciosa y superficial. No es muy dada al estudio y lo único que ha leído en su vida son revistas de moda y manuales de productos de belleza. Le encantan las redes sociales y los eventos. Y nunca se pierde los programas de televisión que tengan que ver con cambios de look. Es acelerada e impetuosa y siempre consigue todo lo que quiere. Pero cuando Bárbara no está enfrascada en sí misma, puede ser una gran amiga y ayudar a cualquiera que lo necesite. Pero no será hasta que conozca a Cristóbal que por primera vez sentirá una gran atracción por alguien. Y aunque es su madre quien inicialmente le pide que conquiste al mayor de los Montt, poco a poco Bárbara se descubrirá enamorada por lo que hará lo que sea por conquistarlo.


En su trabajo de lanchera, Violeta comparte labores con la gringa Mary-Ann Chamberline (Constanza Mackenna), quien ejerce como guía turística dando un encanto especial a las historias del puerto con su fuerte acento que los más de cinco años viviendo en Chile no han podido quitar. Luego de terminar la universidad, la aventurera y decidida Mary-Ann se dedicó a viajar por el mundo. Oriunda de Alabama, en el sur de Estados Unidos, llegó a Chile de pasadita y terminó quedándose enamorada de Valparaíso y los porteños. A pesar de las múltiples aventuras amorosas que vive, a ella le gusta Matías, su hombre ideal, pero él sólo tiene ojos para Violeta. Pese a ello no pierde la esperanza de que algún día caiga rendido a sus pies.


Otro de los cadetes será Felipe Briceño (Francisco Dañobeitia). Felipe es el hijo único de una familia de clase media, que decidió apoyarlo en su idea de entrar a la Marina creyendo que era uno más de sus caprichos. Pero con el tiempo se dieron cuenta que la Armada era realmente su pasión. Felipe nunca le ha tomado el peso a las cosas, para él todo siempre ha sido muy fácil. Lo que no consigue por medio de sus padres, lo consigue gracias a su aspecto. Fiestero, mujeriego y conquistador por excelencia que además no soporta no ser el centro de la atención de una mujer. Por eso se fijará en Bárbara, quien sólo tendrá ojos para Cristóbal lo que se transformará en un gran problema para su existencia.

1 comentario: