viernes, 21 de agosto de 2015

Camila Villagrán, autora y guionista de “Esa No Soy Yo”: “El melodrama en Chile es mucho más realista y eso te obliga a trabajar de otra manera”

Gentileza Camila Villagrán
Tras casi una década trabajando en el mexicano TV Azteca pasó a convertirse en la guionista de las teleseries chilenas de las 15 horas. Así regresó a nuestro país para sumarse al área dramática de TVN, señal en la que ya ha escrito “Solamente Julia” y “Volver a Amar”. Ahora, en la historia que protagonizan Camila Hirane, Matías Oviedo y Cristián Carvajal, comparte la escritura de los guiones con Malú Urriola, Mónika Domínguez, David Bustos y Carlos Oporto. Aquí nos cuenta más de su carrera y del desafío que ha significado escribir esta nueva apuesta.

¿Cómo llegaste a la escritura de teleseries?
Llegué a vivir a Chile en el año 90, poco después de que ganó el “No”. Nací en Chile, pero pasé toda mi infancia y adolescencia en México donde mi gran pasión fue el teatro. Al llegar a Chile viré violentamente e ingresé a estudiar periodismo, pero algo me faltaba, y fue así que me vinculé con el incipiente mundo audiovisual de esos años.
Durante esos años, hice muchas cosas mientras escribía y estudiaba guión. Pasé por la producción, la asistencia de dirección y la dirección. En el 99, regresé a México y trabajé varios años haciendo asistencia de dirección en documentales y ficciones. Pero cuando me embaracé de mi primer hijo, decidí que quería dedicarme solo a escribir. Eso fue hace ya 13 años. Desde entonces no he dejado de hacer guiones para la televisión y el cine.

Antes de escribir teleseries en Chile estuviste por varios años en TV Azteca... ¿Cómo fue la experiencia de trabajar en México? ¿Cuál era tu labor ahí? ¿Buscabas ideas, escribías guiones…?
Entré a trabajar en TV Azteca en el 2003 para escribir en “Lo Que Callamos las Mujeres” y me quedé en el canal hasta el año 2012, cuando comencé a trabajar en Televisión Nacional de Chile.
En TV Azteca tuve la oportunidad de escribir en varios programas de unitarios, además de “Lo Que Callamos las Mujeres”. Programas como: “La Vida es una Canción” y “Cambio de Vida”. Posteriormente escribí mi primera teleserie llamada “Se Busca un Hombre”, que fue una experiencia muy enriquecedora pues partimos escribiendo 30 capítulos para una miniserie, y terminamos escribiendo una teleserie de 270 capítulos. Fue una maravillosa y vertiginosa escuela.
También tuve la oportunidad de coordinar la escritura de un unitario, idea original mía, llamado “A Cada Quién su Santo”. Este programa narra historias de devoción desde la perspectiva de quién cree, el por qué me encomiendo a San Antonio para pedirle que me traiga un novio, o a San Román para que saque a alguien del psiquiátrico, y así un millón de historias que, en un país tan profundamente religioso y politeísta como México, funcionó muy bien. Fue una experiencia muy divertida y enriquecedora en todo sentido. El programa permitía contar todo tipo de historias.
También estuve en otras teleseries que se hicieron en el canal, pero lo hice como dialoguista, únicamente.

“Solamente Julia” es tu primera teleserie chilena… ¿Cómo llegaste al área dramática de TVN?
Creo que fue por fortuna y la recomendación de Nona Fernández. Corría el año 2012, ya cumplía mi segundo año de vuelta en Chile (volví justo para el terremoto) y consideré que era hora de buscar trabajo aquí. Fue así como llegué a TVN y tras una entrevista, dejé mis datos y al poco tiempo me llamaron. Les llamó la atención que venía de México y consideraron que estaba pintada para la teleserie del almuerzo. Presenté una historia que, poco a poco, fuimos trabajando y que terminó siendo “Solamente Julia”.
La verdad fue muy fácil mi entrada al canal. Sin darme cuenta, era jefa de equipo del almuerzo. Pero lo difícil vino después, en el trabajo diario. Al poco tiempo me di cuenta que no sabía nada de TVN, era un canal desconocido para mí en ese entonces; tampoco tenía equipo y además era mi primera vez como jefe de equipo. Cometí muchos errores, fue complejo, pero finalmente logramos una buena historia. Y estoy agradecida de ese duro aprendizaje. Lo que no mata, fortalece.

Actualmente escribes “Esa No Soy Yo”… ¿Cómo nace la idea de esta producción?
La idea de esta teleserie se construye desde la fascinación que implica el vivir la vida de otra persona. La suplantación es el motor que impulsa esta historia que ha sido un reto tremendo. La mezcla de thriller y melodrama es sin duda muy estimulante. Difícil de escribir, sí, pero un reto muy entretenido.
La idea costó al comienzo pero era atractivo contar una historia diferente. Este horario editorialmente está pensado para teleseries más convencionales o “mexicanas”, ya que abordan el melodrama más clásico, y que ha sido muy trabajado por países como Venezuela o México.
En “Volver a Amar” y “Solamente Julia”, trabajamos mucho con todos los clichés que este género establece y lo hicimos de forma muy consciente. Jugamos con estereotipos del melodrama y lo hicimos sin pudor, y fue atractivo. Porque a pesar de que nos movimos en los parámetros establecidos por el género, es muy diferente hacerlo en México que en Chile. El melodrama aquí es mucho más realista y eso te obliga a trabajar de otra manera. Ahora queríamos hacer algo distinto por eso nos aventuramos con esta historia.

¿Y qué temáticas abordarán?
En la historia hablamos de temáticas importantes y cotidianas: la infidelidad, los celos, los secretos familiares, los prejuicios sociales, el abandono, el alcoholismo, la bipolaridad y la salud mental.

Se ha hablado bastante de este giro en el horario al incluir una trama más de thriller, de suspenso… ¿Cómo ves el hecho de mezclar este género con el melodrama o es algo que puede convivir sin problemas? 
Basta pensar en “La Madrastra” para darse cuenta que funciona perfecto y que no hemos descubierto el hilo negro de nada. Pienso que lo novedoso es el hecho de hacer esta mezcla en este horario, porque claramente no hay nada nuevo bajo el sol. Teleseries emblemáticas como “Cuna de Lobos”, “La Madrastra”, “La Sombra del Otro”, “Morir Dos Veces”, etc… dan cuenta de ello. La mezcla no solo funciona sino que pienso que potencia a ambos géneros de manera muy interesante. Te da nuevos giros y representa otros desafíos. Estoy convencida de que la historia les va a gustar.
Ha sido una historia muy cuidada desde su inicio. Contamos con el apoyo y empuje de nuestro productor, Alejandro Burr, que defendió la historia en muchas instancias para poder realizarla. La teleserie ha sido realizada con amor y profesionalismo por el director Christian Maringer y el gran elenco de actores que le ha dado vida y cuerpo a los personajes. “Ésa no soy yo”, es el resultado de un buen trabajo de equipo.

¿Cuál es tu equipo en esta teleserie y cómo ha sido el trabajo con ellos? 
Me siento muy afortunada de contar con este equipo que ha sido el pilar de esta historia. Malú Urriola, con quien comparto la autoría de esta historia, es una maestra que siempre profundiza en los sentimientos de los personajes y mantiene la alerta dramática sobre la historia. David Bustos tiene un talento especial para los diálogos. Posee una frescura y profundidad que envuelven. Mónika Domínguez es la memoria de la historia. Ella mantiene la continuidad y es la guía para no perderse en la trama que hay que cuidar en exceso para no develar secretos antes de tiempo. Carlos Oporto tiene demasiadas teleseries en el cuerpo y eso se nota. Es veloz para armar tramas y escaletear. En resumen, todos son talentosos y ha sido un agrado trabajar en este equipo. Hemos disfrutado mucho escribiendo la historia y eso es fundamental.

Con “Solamente Julia”, “Volver a Amar” y “Esa No Soy Yo”, te conviertes en la guionista de las 15 horas… ¿Te acomoda trabajar en esta franja que apostó por rescatar el clásico melodrama? ¿Cómo ves lo que se ha hecho en el horario? 
Me siento muy cómoda trabajando en este horario. Me encanta, en realidad. Creo que tiene una libertad creativa muy atractiva a pesar de trabajar con un género que se mueve sobre cánones muy claros. Me divierto muchísimo y espero seguir haciéndolo. No es que esté cerrada a trabajar en otros horarios, pero éste me gusta mucho. Y siento que las tres teleseries que he hecho hasta ahora, son bien diferentes entre sí. Cada una, una nueva experiencia. Y eso es lo más importante. Nunca dejar de aprender y experimentar.

¿Cómo invitarías al público a ver “Esa No Soy Yo”?
Una historia cautivante, inquietante y realista. Llena de amor, secretos y suspenso. Los invitaría a acompañar a Judith en su viaje para descubrir, no solo el amor, sino también al asesino o asesina de su hermana.

2 comentarios:

  1. He visto sus teleseries anteriores y me han parecido muy buenas. Éxito y buenas vibras para este nuevo proyecto.

    ResponderEliminar