jueves, 8 de octubre de 2015

La revelación que impactó en “La Poseída”

Gentileza TVN
Las confesiones de sor Juana (Amparo Noguera) han marcado los últimos capítulos de la teleserie nocturna de TVN. Así, tras revelarle al Padre Raimundo (Marcelo Alonso) que la razón de su excesiva preocupación por Carmen Marín (Luciana Echeverría) es porque ella es la madre biológica de la también llamada endemoniada de Santiago, en el episodio de anoche le confirmó que el padre de la joven es el mismísimo candidato a la presidencia Eleodoro Mackenna (Francisco Melo).

El antepenúltimo capítulo de “La Poseída” comenzó con felicidad para la madre superiora de las Hermanas de la Caridad, quien vio como su hija Carmen regresó al convento. Tras esta buena noticia, Marín fue a la capilla a rezar junto al Padre Raimundo, es en ese momento cuando las manos de la joven empezaron a sangrar, formando milagrosos estigmas.

Esto llevó al Padre a visitar a Gabriel (Jorge Arecheta) para contarle lo que había visto. El doctor Varas, quien por primera vez dejó parte de su incredulidad de lado, le comentó que si hay gente poderosa como Eleodoro que cree en el diablo porque él no puede seguir sus pasos, confidenciándole que en las fiestas de la sociedad secreta de Los Altísimos liderada por Mackenna realizan rituales satánicos. Confesión que no pasó desapercibida para Raimundo, sobre todo cuando sor Juana le confesó que Carmen nació de una violación en el altar de una iglesia, rito que determinó su destino desde la concepción.

Horas antes del matrimonio con Luisa (Emilia Noguera), Gabriel visitó a Carmen para examinar los estigmas que la joven tenía en sus manos, sin embargo estos ya no existían. Así, después de una larga conversación optaron por dejar de verse para siempre. Estaban en eso cuando desataron toda la pasión que habían reprimido y Marín se entregó a Varas perdiendo su virginidad. En estas escenas se vio que la novicia tiene una marca de nacimiento con la forma de una luna creciente en su espalda, la misma que Olimpia descubrió en el pecho de Eleodoro.

Tras esto, y después de las insistencias del Padre Raimundo, quien descubrió que en una de las manos de sor Juana había una gran cicatriz, muy parecida a las marcas que Eleodoro realiza a las prostitutas en sus ritos, finalmente la madre superiora confesó que si fue Mackenna quien abusó de ella, por ende es el padre de la joven Marín.

En forma paralela, Ernestina (Patricia Rivadeneira) no resistió seguir ocultándole la verdad a su cuñada. Asunción (Antonia Zegers) se enteró que su hija, que supuestamente murió en el parto, fue robada y dada en adopción por Eleodoro, habiendo claras esperanzas de que la niña esté viva. Más tarde, y a través de sus conocimientos de espiritismo, Asunción acudió a la ouija para confirmar la noticia, su hija está viva.

Por su parte, la historia que ya transcurre en 1891, comenzó a mostrar los primeros atisbos de que en cualquier momento se desatará la guerra civil para derrocar al presidente de la República José Manuel Balmaceda.

Al igual como lo han sido con gran parte de sus emisiones, la teleserie sigue ubicándose entre los temas más comentados de Twitter en Chile.

2 comentarios: