lunes, 22 de agosto de 2016

Solange Lackington y su personaje en “Ámbar”: “Es una mujer que esconde todos sus miedos en la superstición”

Gentileza Mega.
La actriz que llegó al área dramática de Mega como la coqueta Vicky Urrutia en “Papá a la Deriva” ahora se transformará en Mireya Zúñiga para integrar “Ámbar”, la teleserie vespertina que debuta esta tarde en las pantallas de la señal privada. La mamá de Dany (Gonzalo Valenzuela) está comprometida con Rogelio (Claudio Arredondo), su vecino y padre de la novia de su hijo, y al que ha dejado dos veces plantado en el altar y aunque nuevamente está por contraer matrimonio con él, cancelará la boda por tercera vez. Aquí Solange nos cuenta de la teleserie y también de su participación en la miniserie “Pega, Martín, Pega”.

¿Cómo es Mireya Zúñiga?
La Mireya es la mamá del Dany. Es una mujer viuda que es una emprendedora, ella hace tortas y pasteles desde su casa, su sueño es llegar a tener una mini pyme, una pastelería, y poder vender todos sus productos. Es una mujer muy miedosa y esconde todos sus miedos en la superstición, se protege desde ahí. Como que cuando ella siente señales de inestabilidad se resguarda y aparenta estar como muy bien, que tiene todo controlado y en el fondo por dentro está muerta de susto de dar pasos, de hacer cambios y todo eso.

¿Se involucró en el tema de las supersticiones?
Sí, me compré un libro de supersticiones y empecé a leer, es muy divertido. Van a ir apareciendo de a poco. En el fondo es una defensa, porque la gente que es supersticiosa es gente muy miedosa y esos miedos están arraigados en otras cosas que tienen que ver con dar pasos, con hacer cambios, con pérdidas, en fin, entonces todo eso va apareciendo, de a poco va a ir mostrándose en la historia.

¿Y cómo es la relación de ella con Dany?
Tiene un lado muy maternal con el hijo, de una maternidad muy bonita porque es una maternidad con un hijo ya grande, mamón, que vive todavía con ella y ella le muestra como toda las posibilidades a decidir él en su vida. No es la mamá que le dice no, no quiero que te cases porque quiero que estés conmigo, sino que cásate porque tú quieres y porque estás decidido, no porque te sientas presionado. Finalmente es el hijo siempre el que resuelve y decide que hacer, pero ella siempre muestra el abanico completo de la realidad, de lo que ella observa desde afuera, lo que considera que es mejor o no para el hijo y sea cual sea la decisión que él va a tomar ella está ahí detrás apoyando y conteniendo siempre. Y eso es muy bonito también.

Además de este hijo también se hizo cargo de Álex (Renato Jofré).
Sí, es la madrina del personaje de Renato. Y lo tiene ahí viviendo en su casa porque la madre se fue y lo dejó hasta poder tener plata y mandarlo a buscar. Entonces ella también lo cría como un hijo y también tiene una linda relación con él. Como que él completa un poco su hogar. Como ella quedó viuda mantiene todavía el recuerdo muy presente de lo que fue su marido, lo recuerda con mucha culpa porque siente que ella le exigió mucho al marido por eso él se estresó y murió, entonces ella no quiere estresar a nadie más en la vida y prefiere no casarse y no tener conflicto con nada ni con nadie para no cargar con más cruces de culpa de las que ya carga.

En el avance se ve como ella deja plantado a su novio en la iglesia.
Son como el perro y el gato, además vecinos y de casas pareadas. Ahora es tercera vez que lo dejo plantado en la puerta de la iglesia y él como que decide no insistir más, y claro ella también lo quiere pero se defiende diciendo que está todo bien y que no le importa lo que él haga, que él puede hacer su vida de vuelta y todo, sin embargo le afecta muchísimo porque además el cierre de fronteras, significa el cierre de fronteras también con los hijos que pololean entre ellos, entonces estamos ahí como que trata de abuenarse con él, como de buscar un punto medio de que haya una normalidad de vecinos, de barrio, de historia.

También hay un triángulo con el personaje de Tatiana Molina.
La Tatiana es quien nos arrienda las casas donde nosotros vivimos, entonces es una mujer muy popular, adinerada, que tiene varias propiedades que arrienda y ella está muy decidida en conquistar a Rogelio, que es el personaje de Claudio, a como dé lugar entonces utiliza muchas artimañas que obviamente a mí no me parecen las más apropiadas, pero tampoco es mucho lo que puedo hacer porque ella es muy curvilínea, muy producida, y mi personaje es una mujer mucho más simple, más como temerosa y eso la hace ser más reprimida también, entonces esta otra mujer es mucho más exuberante, más extrovertida y lo conquista desde ahí.

Llegó a Mega con “Papá a la Deriva”, este formato de comedia familiar con niños ¿Le acomoda este tipo de teleserie?
Sí, es un formato muy lindo, muy rico de hacer porque es un horario muy familiar el de las ocho de la noche y me encanta esto de que a ese horario la familia se reúne a ver la telenovela, hay público para todo, para los infantes, para los infanto adolescente, para los adultos, el adulto mayor. Está como muy bien equilibrado y muy bien dosificado la identificación que pueda tener la gente masivamente con eso, con el producto, la repercusión mediática que puede tener es muy transversal también y eso es muy bonito.

¿Cómo invitaría al público a ver “Ámbar”?
Bueno, yo creo que la gente ya con las promociones debiera entusiasmarse y estar muy contenta y con muchas ganas de seguir viendo los productos que Mega ofrece que hasta ahora han sido todos de mucha calidad, que además han tenido el éxito y el rating a su favor, entonces yo creo que la gente va a quedar con esa parrilla calentita una vez que termine “Pobre Gallo” que está increíble y van a engancharse inmediatamente con nosotros, así que quiero invitar a todo el mundo para que vea “Ámbar” porque realmente es una teleserie que tiene emoción, tiene sentimiento, tiene alegría, tiene risa, tiene mucho humor y también tiene mucha verdad por lo que le ocurre a cada uno de los personajes. Están muy bien delineados todos los personajes, está muy bien dosificado siento yo el protagonismo, o sea de repente son protagonistas ciertos personajes en ciertos capítulos, de repente otros. Está muy bonito.

Además de la teleserie, también grabó para Mega la miniserie “Pega, Martín, Pega” ¿Qué nos puede contar de ese proyecto?
Está maravilloso, precioso. Una miniserie de cuatro capítulos que sin duda es un imperdible para la gente por lo que significa conocer la verdadera historia de Martín Vargas, que es un icono de nuestro país, un deportista súper aperrado, ultra profesional, dentro de un contexto, de una época de plena dictadura donde el boxeo era un deporte súper amateur, poco profesionalizado aún. Donde se muestra todo este mundo de como estos representantes usufructan del beneficio que les otorga un deportista que se destaca versus no pensar como en la emocionalidad, el tratamiento psicológico que debiera tener el profesional en sí. Se ve su historia familiar, su contexto social, educacional. Está muy bonita, está muy bien hecha. Gastón Salgado está increíble como Martín Vargas, la Francisca Lewin también maravillosa como su mujer, y en fin, todos los representantes y todas las personas que aparecen.

¿Cuál es su personaje ahí?
Yo hago a la mamá de Martín, un personaje que me encantó hacer porque implicaba un desafío de caracterización muy bonito, en el último capítulo aparezco caracterizada como una mujer de casi ochenta años, cuando ella ya está mucho más vieja y Martín también ya adulto. Entonces es un trabajo muy lindo, muy bien tratado. Una producción pero muy rigurosa, creo que es un lindo proyecto.

¿Usted hace a la mamá de Martín en las distintas etapas?
Sí, soy siempre yo. Parte de joven, cuando Martín es chiquito, de trece años, y luego más grande cuando se casa, y finalmente cuando Martín ya tiene más de cuarenta años y decide volver a pelear y hacer su último intento. Hay una escena muy linda cuando van a rezar a la tumba del padre muerto. Está muy bonito, realmente es una historia muy bonita. Yo creo que va a dar harto que hablar esta serie.

¿Y qué le parece este formato de producciones biográficas?
Maravilloso, y ojalá se sigan haciendo. Creo que las series son un aporte cultural notable a nuestro país, tenemos acá extremadamente buenos actores para hacer los trabajos y hay mucha historia que contar digamos, es cosa de escribir guiones interesantes para empezar a desarrollar miles de seriales. Es un formato muy bonito que además está muy en boga, muy actual. Son productos muy llamativos, son atractivos porque uno conoce al personaje público nomás y esto es como ver la otra cara de la moneda, es ver el trasfondo de cómo llegó ahí y cuál fue el costo para eso, porque detrás de estos grandes personajes siempre hay un costo muy alto y es interesante conocerlo también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario