lunes, 10 de abril de 2017

Quién es quién en “Tranquilo Papá”

Gentileza Mega.
Esta tarde Mega estrena su nueva teleserie vespertina. La trama escrita por Rodrigo Bastidas, Elena Muñoz, Milena Bastidas, Hugo Castillo y Nicolás Mena, y dirigida por Claudio López de Lérida y Enrique Bravo, se centra en un hombre criado a la antigua, en una época de austeridad, que busca darle una lección de vida a su familia. Y es que convertido en un exitoso empresario, él le da todo a su seres queridos, lo que quieran. Es así como carga con un grupo de aprovechadores que no dan ni las gracias. De hecho, el día de su cumpleaños ninguno se acuerda de saludarlo.

Este hombre es Domingo Aldunate (Francisco Melo). Tras años de esfuerzo ha hecho una exitosa carrera llegando a la gerencia general de una empresa. Siempre ha cultivado el bajo perfil y pocas veces habla de sus logros. Es simpático y trabajador, pero a veces demasiado generoso lo que ha hecho que su familia se convierta en una tropa de chupasangres que le piden todo tipo de cosas, porque saben que él siempre dirá que sí. Inteligente y certero, tiene una situación económica envidiable, aunque siempre gastó más en el resto que en él. Porque así es Domingo, un tipo bonachón que piensa habitualmente en los demás. Pero está cansado. Y se ha dado cuenta que su actitud generosa sólo ha generado problemas en su núcleo familiar. Y está convencido que debe terminar con la errática crianza con que educó a sus hijos. Y lo que se avecina es un verdadero terremoto. Aburrido de las superficialidades y los requerimientos de su mujer, sus hijos, su hermana y toda la prole que arrastra y a la que mantiene en medio de caprichos y exigencias, Domingo romperá con todo: se acabaron las tarjetas de créditos, los montos excesivos para satisfacer nimiedades y las mesadas abultadas. Aldunate se volverá extremadamente dogmático frente a su nueva forma de vida. Y la irrupción en su camino de una novia fugitiva sólo le confirmará que aún puede enmendar las cosas que hoy lo conflictúan. Así comenzará a redescubrir el mundo y las relaciones humanas. Verá situaciones que antes eran invisibles para él, y aprenderá a ser un padre nuevo, un marido diferente, un nuevo ser humano.
María Josefa Vial (Francisca Imboden) es la esposa de Domingo. Una mujer de clase distinguida, pero que terminado el colegio no estudió nada porque tenía claro que su única meta era formar una familia y hacerse cargo de la crianza y el hogar. Y así fue. Ha vivido rodeada de lujos debido a su consumismo exagerado, pero lo que más la trae de cabeza es que se volvió adicta a las cirugías estéticas. Teme envejecer y se vive quitando la edad y, por cierto, la de sus hijos para que no le calculen la propia. De personalidad fuerte y poco filtro, Pepa a veces es demasiado superficial, aunque no tiene un pelo de tonta. Ha idealizado a todos sus hijos a quienes considera los más inteligentes y cariñosos del mundo. Lo que jamás sospechó es que su marido cambiaría de un día para otro sepultando con este viraje toda la vida que conocía hasta ahora. Por eso el cambio de Domingo repercutirá en ella de manera muy profunda y la hace cuestionar la vida que está llevando. La aparición de una nueva mujer en la vida de su marido, desatará una serie de cuestionamientos en Pepa y en cómo ha llevado su matrimonio. Aprenderá entonces a detenerse en vez de querer todo lo que está a su disposición y comenzará a trabajar entendiendo por fin que lo que más le hacía falta era una cirugía interna, más que una plástica.
La dulce y maternal Pamela Morales (Ingrid Cruz) es la novia fugitiva que se cruza en la vida de Aldunate. Pamela vive con su padre viudo y su hermana menor, a quienes adora por sobre todas las cosas. Junto a su familia, son dueños de una tienda de artículos de cumpleaños ubicada en Patronato, lugar que le encanta y es profundamente leal y cariñosa con su gente. Siempre es la primera en tender una mano cuando alguien la necesita. Tremendamente esforzada y responsable, haría cualquier cosa por sacar a su familia adelante. Durante los últimos años ha mantenido una relación estable y duradera, la cual se verá interrumpida por la aparición de Domingo quien es todo lo contrario a su pareja, y que de alguna manera está viviendo un proceso muy parecido al de Pamela. Aunque hasta ahora ella no ha tenido dudas con su novio, la aparición de este hombre tan distinto a ella y que conoce en medio de la fuga de su matrimonio le cambiará todo lo que tenía relativamente controlado.
Elvis Poblete (Fernando Godoy), dueño de una gran personalidad, es el novio de Pamela. Amante de los autos, del buen vivir y full pretencioso. Es conocido como el choro de Patronato, barrio en el que tiene una joyería de propiedad familiar y donde todos lo respetan. Adora este lugar por sobre todas las cosas y jamás dejaría su barrio ni la casa donde vive. Eterno seductor, Elvis es un piropeador profesional. Disfruta encantar a las mujeres y coquetearles, aunque no es infiel. Sí es machista, pero lo trata de disimular. Siempre rodeado de sus primos, que son más bajos de estatura que él, suele resolver los problemas con amenazas que provocan miedo en la gente. Pero nunca va más allá. Y cuando la cosa se pasa de límites, sus primos resuelven todo. Está profundamente enamorado de Pamela. Todo parece ir bien en su relación hasta que su eterna novia lo deja plantado en la iglesia y aparece en su vida Domingo.
La familia de Domingo y Pepa también la integran sus tres hijos. El mayor es Raimundo Aldunate (Francisco Reyes). Rai es un gozador, amante de la buena vida y de su clase social. Le gusta broncearse y usar la camisa abierta; es inmaduro y frívolo y le atraen las mujeres osadas y sexies. Incluso se ha dado el lujo de cambiar dos veces de carrera y está a punto de abandonar la tercera. Porque lo cierto es que está convencido que el estudio no es lo suyo, pero sus papás lo obligan constantemente a matricularse en carreras que elige casi por descarte. Tras el rotundo cambio que vive su familia por la nueva actitud de Domingo, en primera instancia Rai no le tomará el peso hasta que llega con un pensionista a la casa creyendo que tiene todos sus gastos cubiertos. Pero su padre le exigirá que el destino de ese dinero sea el pozo común de la familia y no para su propio bolsillo. Por eso seguirá bartoleando y pasará de lío en lío. Tanto que cree que está enamorado de dos mujeres que aparecen de repente en su vida. Lo malo es que su actitud inmadura logrará que las mujeres lo visualicen como poco atractivo. Entonces comenzará un largo camino de introspección para un cambio real en su personalidad que determinará, entre otros, su futuro profesional.
Fernanda Aldunate (Nicole Block) es la única hija mujer y en su mente ella funciona como la única hija de la familia. No soporta a sus hermanos y siempre está criticando algo o discutiendo con ellos. Obsesiva, majadera y porfiada, Fe se la pasa discutiendo todo el día y nunca da su brazo torcer. A pesar de su carácter impulsivo, es extrovertida y sociable. Ante todo, Fernanda es una consumista insaciable que vive pidiendo cosas: que le cambien el celular, el computador, la cámara fotográfica y un gran etcétera. Lo que pasa es que a ella todo le aburre. Hasta ahora no ha tenido éxito en sus aventuras amorosas, pues se aburre fácilmente con quienes establece relaciones más cercanas. Su mejor amigo, lleva años enamorado de ella, pero Fe ni siquiera le toma atención. Más bien lo utiliza en el sentido práctico y vive pidiéndole favores. Pero la llegada de un pensionista gringo, la fascinará completamente. Cuando su padre decida cambiar radicalmente la forma de vivir de su familia, Fernanda será la que más lo criticará y resentirá su nueva condición. Sentirá que su papá ha desaparecido o que se lo han cambiado por otro, pues con esta decisión inentendible para ella su mundo perfecto empezará a tambalear.
Santiago Aldunate (Augusto Schuster) es el hijo menor. No se corta el pelo, no se lo lava y es un flojo sin remedio. Medio pastel y sacador de vuelta, Santi es cariñoso, el regalón de la familia y de la mamá y el que hace reír a todos. Apenas llega a la casa, abre el refrigerador y se come lo primero que encuentra. Es capaz de comerse una empanada al desayuno, un pedazo de pizza y uno de torta. Según él está con anemia por culpa del smog, pues siente que no tiene energía, pero en el fondo es porque es flojo. Con los cambios que su padre ha decidido introducir en su familia, Santiago tomará casi todo como un juego. Cuando tenga que buscar trabajo será el primero de la fila, pero sólo por estar cerca de la joven de la cual se enamorará perdidamente. Por intentar conquistarla, empezará a enredarse en una mentira, la cual será muy difícil de controlar y de la cual le costará salir. Cambiará su identidad por agradarle y esto lo llevará a momentos de grandes peripecias y conflictos.
Soledad Aldunate (Dayana Amigo) es la hermana de Domingo. La hermana cacho y aprovechadora que siempre le pide ayuda. Quejumbrosa y sufrida, la Sole siempre se victimiza e insiste que ella es la quemada de la familia. Y si a eso se le suma su sensación de que se casó pésimo y apurada, y que además ya tiene tres hijos. Nadie le saca de la cabeza que su matrimonio fue un gran error. Lo peor es que nadie se lo rebate, lo que más la indigna. Ante tanta desgracia es precisamente Domingo quien le paga el departamento donde vive y también el colegio de sus hijos, una empleada puertas afuera, su psicólogo, el dentista, el karate y el fútbol. Y como si todo eso fuera poco, ella se queja. Y sufre que no le alcanza. Según ella, su marido gana muy poco y más que trabajo lo que él tiene son proyectos. Muchos proyectos. Por lo que los cambios que Domingo establecerá en su familia también corren para ella quien tendrá que asumir vivir con menos y empezar a trabajar para generar recursos. Algo que no le vendrá nada mal. Y son estos mismos cambios los que la harán reflexionar sobre la importancia de su esposo en su vida, descubriendo lo evidente: perder a Domingo como sostén económico es terrible, pero que perder a su marido como sostén emocional en su familia es aún peor.
Juan Carlos Gacitúa (Rodrigo Muñoz) es el marido de Soledad. Cariñoso con sus hijos, buena persona y muy alegre con todo los que quiere y considera. Trabaja en una agencia de turismo, organizando tours por diversos lugares de Santiago. A pesar de su pésimo inglés, se las arregla para trabajar arriba de un bus que da vueltas por el centro de la capital. Como sea este trabajo lo hace feliz. Entusiasta y gozador, Juanca no se complica la vida. Hasta ahora ha debido lidiar con el rechazo que sufrió al integrarse a la familia Aldunate, aunque es uno de los tipos más nobles que existen. Tanto así que será el único que no culpará a Domingo de no seguir manteniéndolo e intentará mirar esta nueva etapa con optimismo. Apoyará a su mujer en todo y hará lo que sea para llevar dinero a la casa. No le hará asco a ningún trabajo y producto de esto hará pasar a su mujer por muchos momentos vergonzosos. Cuando Domingo flaquee con respecto a su nueva vida, éste le dará su apoyo incondicional.
Agustín Vial (Jaime Vadell) es el suegro de Domingo. El padre de Pepa es elegante y vanidoso, anda siempre de punta en blanco. Era integrante del grupo musical Los Huasos Quincheros, pero no de los conocidos, por lo que nadie lo ubica demasiado. Desde joven tuvo un buen pasar. Su vocación siempre fue la música y aunque han pasado los años, está pegado en ese tiempo al que acude recordando constantemente y cantando canciones de la época de popularidad artística. Siempre se jacta de que pololeó con las tres Glorias: Gloria Simonetti, Gloria Aguirre y Gloria Benavides. Al tata Cucho le gusta la buena vida, es un gozador empedernido. Vive en la casa de su hija y es uno más en la larga lista de la familia que mantiene Domingo. Ante el radical cambio del dueño de casa retomará el canto para ganarse sus lucas haciendo eventos cuicos de señoras de la tercera edad. Será fuertemente discriminado por su tendencia política, incluso cuando conozca a una fan de antaño que lo dejó de admirar cuando participó en la franja del sí. Con ella se harán muy amigos y rivalizará con Tito, quién le tendrá unos celos tremendos.
Junto con cruzarse en la vida de Pamela y Elvis, Domingo también conocerá a sus respectivas familias. La de Pamela es encabezada por Alberto Morales (Fernando Farías), su padre. Tito enviudó hace años cuando sus dos hijas eran pequeñas. Las ha criado solo y siempre ha sido muy estricto con ellas. Gracias a eso ambas son mujeres autónomas, trabajadoras y esforzadas. Y por lejos su mayor orgullo. Es cascarrabias y tremendamente porfiado y lleva mucho tiempo a cargo del buque y quiere seguir siéndolo, por lo que le cuesta asumir que está viejo para eso. Su mayor apoyo en la vida es Pamela, a quién ensalza continuamente. Pero también tiene conflictos con ella, ya que siente que lo cuida demasiado. Vivirá el proceso del paso de los años y de dejar de ser el jefe de la tribu hasta tener que soltar el timón. Por otra parte, lucha permanentemente por sentirse más joven pues quiere conquistar a la madre de Elvis que le gusta cada día más. Solo que esto no se atrevería a contarlo nunca a sus hijas. Pero le costará mucho ocultarlo ya que tendrá unos celos gigantes de Cucho Vial, quien se hará muy cercano a su enamorada. Por eso Intentará verse más joven y competirá con él en todos los planos.
Cinthia Morales (Montserrat Ballarin) es la hermana menor de Pamela. Femenina, sexy y guapa, le encanta producirse y es seca para el maquillaje y las joyas. Junto a su hermana están a cargo del negocio de su padre en Patronato y son dignas locatarias de ese lugar en el que crecieron. Pero lejos de sus buenas intenciones, la joven guarda varios secretos. El más importante para ella es que lleva años enamorada de Elvis, el pololo de toda la vida de Pamela. Por eso desde siempre le ha tenido una envidia enorme, algo que su hermana ni siquiera sospecha; porque Cinthia está convencida que ella sería mucho mejor pareja para Elvis. Además de la rivalidad escondida que experimenta por Pamela, se sumará el hecho que desde pequeña ha sentido que su papá la quiere más a ella y le duele que la ponga en todo de ejemplo ya que sacó adelante a su familia desde que su mamá se murió.
Olga Poblete (Maricarmen Arrigorriaga) es la mamá de Elvis, una mujer dominante y de personalidad fuerte. Un poco machista, toda su vida ha malcriado a sus hijos en especial a Elvis, a quien sobrevalora y ha resaltado en extremo sus virtudes. A diferencia de su hija, con quien se pelea permanentemente y le pide que por favor sea más femenina. Algo que a la rebelde de los Poblete le indigna de sobre manera. Olga es dueña de varias joyerías en Patronato y ha ligado a toda su familia al negocio. Ella con una sola mirada soluciona todo. Siendo muy joven quedó viuda y con mucho sacrificio sacó a su familia adelante. Nunca más volvió a enamorarse. Hace años que es fanática de Cucho Vial, pero no lo conoce. En su juventud era fan de Los Huasos Quincheros y en especial de él. El único defecto que siempre le encontró es que es enfermo de pinochetista. Pero la vida le tiene deparada una nueva historia con él, en esta etapa de la vida cuando esta matriarca ya no esperaba demasiado del amor.
Madonna Poblete (Paula Luchsinger) es la hermana de Elvis, una joven guapa que cursa cuarto medio y es la primera del curso. Idealista y rebelde, le encanta pelear por sus derechos. No soporta la injusticia, por lo que vive involucrándose en diversas luchas sociales participando de asambleas y múltiples reuniones. En su casa admira muchísimo a su mamá, a quien encuentra luchadora y aguerrida. Pero también le molesta en exceso su machismo. Actualmente pololea con un guardia de Patronato con lo que su madre está completamente de acuerdo, aunque lentamente se irá desencantando de él. Porque en el camino y en medio de sus luchas estudiantiles, conocerá a Santi quien le robará completamente el corazón. Encapuchada en medio de una marcha y mientras hace un grafitti, conoce a Santiago quien la ayuda y sigue la corriente. Al poco andar se enamorará de él creyendo que es un joven de clase media con las mismas inquietudes que ella. Lo que lo transforma en un partner inigualable. Lo que Madonna no sabe es que Santi le está ocultando una parte fundamental de su vida: su origen.
Leonel Sepúlveda (Cristián Alamos) es el pololo de Madonna: un tipo guapo, masculino y al que le encanta ser galán. Trabaja como guardia en Patronato y se enorgullece de su trabajo. Se siente autoridad y se relaciona como tal, un tanto territorial y medio tenso a la hora de cuidar lo suyo. Adora profundamente a Madonna, aunque ella no está del todo convencida aún de sus sentimientos hacia él. Pero él se siente más seguro porque tiene todo el apoyo de Olga, su suegra, quien siente que es un hombre ideal para atrincar a su hija y obligarla a ser más señorita. Todo irá bien hasta que aparece en la vida de Madonna, Santiago. Esto desatará en Leo todo el celo y rabia profunda que nunca imaginó llegar a sentir, porque aunque ella se encargue de tranquilizarlo, Leo sabe que su relación está peligrosamente amenazada por la cercanía de Santiago.
Arturo Torres (Nicolás Saavedra) es hermano de Olga y tío de Elvis y Madonna. Es un joven con capacidades especiales: tiene un retraso que lo hace tener una personalidad de niño que no se condice con su edad. Pero es una persona que se desenvuelve de manera completamente normal. Arturito es de buenos sentimientos, un tipo tierno y respetuoso. Estricto con sus rutinas diarias, ordenado y preocupado de todo y de todos. Gracias a esta característica obsesiva, la familia le ha dado el trabajo de ordenar, limpiar y clasificar las joyas del negocio. Porque Arturito sí que sabe y conoce de todos los metales y piedras preciosas. Es el único que realmente sabe distinguir una joya fina de una de fantasía. Es el regalón de Patronato y vive con más sabiduría que los demás los conflictos entre los Morales y los Poblete. Incluso será una gran oreja y consejero de varios de ellos. Lo que nadie sabes que en silencio vive su gran amor por Cinthia, nadie sabe mucho lo que siente, pues él sólo lo dejará entrever a través de frases y gestos tiernos y románticos.
Cristóbal González (Francisco Puelles) es amigo de Rai desde el colegio y estudia en la misma universidad que los hermanos Aldunate. No pertenece a una clase social tan alta, por esto trabaja los fines de semana en un café y así ayuda a financiar todas las cosas que quiere concretar en su vida. Es buen amigo, leal, humilde y le cae muy bien a todo el mundo. También es maduro para su edad y entrega sabio consejos a quien se los pide. Desde siempre Fe ha sido su amor platónico; lo malo es que con los años se transformaron en grandes amigos lo que impidió que Cristóbal le revelara sus verdaderos sentimientos. El cambio que experimentará Fernanda tras el cambio de su padre provoca que se unan mucho más como amigos, pero a poco andar Cristóbal se dará cuenta de que Fe siempre lo ha utilizado y ha puesto en segundo plano lo que significará un gran sufrimiento para él.
Bill Seymour (Daniel Contesse) es un estudiante de intercambio de ciencias sociales. Atractivo y muy simpático, Billy es originario de California por lo que junto a su interés humanista de conocer toda nuestra cultura y todo lo encuentra muy interesante, es un apasionado amante del surf, la playa y los deportes extremos. Así se hace rápidamente amigo de los hermanos Aldunate, llegando a vivir de pensionista a la casa de ellos. Desde el primer momento Fe se fijará en él y se acercará sólo por su atractivo físico.
Natalia Flores (Karla Melo) es otra de las pensionistas de los Aldunate. La joven nacida en Viña del Mar salió del colegio y se tomó un año sabático porque no sabía bien qué estudiar. Dulce y muy buena para comer, Natalia es una joven relajada al punto que permanentemente se le pierde todo. Como actualmente estudia gastronomía, ocupa la cocina de los Aldunate para preparar platos y siempre deja pasado a aliños por lo que todos viven quejándose. Si a eso se le suma su eterno desorden, hará que se pelee constantemente con todos los integrantes de la familia incluso con su mejor amiga. Lo bueno es que es tan tierna y noble que todos terminarán por quererla y aguantarla con su caos. Incluso Rai, de quien se enamorará profundamente.
Martina Acuña (Steffi Méndez), la mejor amiga de Natalia, también llega a vivir a la casa de los Aldunate. Muy segura de sí misma y en extremo atractiva, es una viñamarina que se ha dedicado a viajar por varios países del mundo, ya que desde muy pequeña ha sido bien independiente y no vive con sus padres. Feminista y liberal, Martina es una maniática del orden y odia la bulla y estar con demasiada gente. Se aburre rápidamente de las personas y se relaciona de manera temperamental. Es por esto mismo que siendo pensionista de los Aldunate que vivirá diversos conflictos por su carácter. Con Rai establecerá una relación de amor y odio. Primero, lo tratará mal y tildará de frívolo, de inmaduro y mantenido. Su mayor conflicto será con ella misma, ya que entre sus planes no estaba enamorarse de un tipo como Raimundo. Ni mucho menos terminar en disputa por su amor con Natalia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario