martes, 21 de agosto de 2018

Quién es quién en “Casa de Muñecos”

Gentileza Mega.
Este lunes Mega estrenó su nueva teleserie nocturna. La historia escrita por Nona Fernández, Marcelo Leonart, Larissa Contreras y Ximena Carrera y dirigida por Patricio González y Claudio López de Lérida tiene a Gabriela Hernández como su protagonista. Una mujer mayor que abandona su cómoda vida para partir otra desde cero como realmente sueña, lo que su familia no sabe es que esto es un intento desesperado por vivir al máximo el último tiempo de lucidez que le queda.
Nora Elizalde (Gabriela Hernández). Lleva cincuenta años de matrimonio con Sergio. Madre de Leonor, Isabella, Alejandra y Mónica. Encantadora, positiva, bella y abnegada. Siempre fue reconocida como la mujer modelo de entrega y afecto entre los amigos de la familia. Para sus hijas, el mundo podía caerse a pedazos, pero sus padres seguían juntos en la hermosa casa de su infancia. Al comienzo la vida de los Falco parecía una verdadera postal, un comercial de gente feliz como los que el mismo Sergio ideaba. Una casa hermosa, cuatro niñas sanas y alegres corriendo por el patio, jugando con la emblemática casa de muñecas, juguete favorito de las niñitas desde siempre. Pero la vida de Nora no era precisamente una paleta publicitaria. Años de vivir al servicio de su marido y sus niñas, postergando sus propios deseos y hasta su propia realización profesional, la hicieron darse cuenta de que la vida le había pasado por al lado sin haber podido realizarse como mujer. A los setenta y cinco años decidió que no había tiempo que perder: que había llegado el momento de ser feliz, por mucho que al resto la tildara de loca. Y no ha sido fácil de entender, porque Nora guarda un secreto. Este repentino cambio de personalidad y conducta se debe a que hace poco se ha enterado de que sufre una enfermedad que irá deteriorando lenta e irremediablemente sus facultades mentales: El Alzheimer. La confirmación del diagnóstico arrojó que está en la primera etapa de avance de la enfermedad: en el momento en el que olvida nombres y tiene algunas lagunas mentales. Pero sabe que llegará el momento en que el mundo se convertirá en un lugar extraño y desconocido, olvide el nombre de los que ama, el suyo propio y no pueda ya valerse por sí misma. La noticia es devastadora. Pero Nora, positiva y sabia, decide no echarse a morir, sino todo lo contrario: vivir a concho el tiempo de lucidez que le queda disfrutando de sus hijas y de sus nietos a quienes adora. Quiere que ellas se den cuenta de que están en una etapa de la vida en la que todavía pueden hacer modificaciones para estar mejor y que nunca es tarde para ser feliz. Nora transformará y revolucionará la vida de su familia en todo sentido como último regalo.
Sergio Falco (Héctor Noguera) es un hombre galante, divertido, inteligente pero muy machista. Publicista, padre de cuatro hijas y casado con una mujer que lo dio todo por sus hijas y por él. Fue en los años sesenta que Sergio, en ese entonces un joven publicista emergente, conquistó a Nora, una hermosa estudiante de pedagogía que se vio deslumbrada con los encantos de este hombre. Y es que, como buen publicista, siempre estudió muy bien los mercados en los que se movía y se supo vender a doña Nora. Tan enamorada estaba ella que aceptó dejar sus estudios, casarse, y dedicarse exclusivamente a la familia y a la hermosa casa que construyeron en Vitacura. El día en que ella decide abandonarlo, todo su mundo se desmorona. ¿Cómo puede irse de su lado la mujer que ha sido su apoyo durante todos estos años? Pero Sergio es un triunfador nato. Sobrevivió a la crisis del 82. Sobrevivió cuando una agencia gringa le quiso hacer la vida imposible. ¿Cómo no va a sobrevivir ahora? Ahora su principal objetivo será reconquistar a su mujer a toda costa y como lo hizo en su juventud, ya que Sergio, no recibe un no como respuesta fácilmente. 
Leonor Falco (Sigrid Alegría) es la mayor de las hermanas y es la más razonable de todas. Responsable, preocupada, desde niña observaba de lejos las contantes peleas de sus hermanas y trataba de mediar con la voz de la cordura. A sus cincuenta años se ha transformado en una connotada psicóloga. Casada con Federico, quien a pesar de los veinte años que los separan han logrado armar una familia junto a su hijo Matías. Pero lo que su razonable y cautelosa condición esconde, es un miedo enorme al cambio, a dejarse llevar por la pasión, en buenas cuentas, a gozar del momento y de la vida. Leonor ha buscado siempre moverse en terrenos seguros, sin riesgo, sin posibilidad de equivocarse asegurándose así el mantenerse a salvo del sufrimiento. Es por esto por lo que ha sido incapaz de darse cuenta de que la pasión, la locura, el dejarse llevar y muchas veces el dolor y el sufrimiento, son partes esenciales de la vida también. Es por eso por lo que ahora, a raíz de la crisis de su madre, se reencontrará Octavio, su primer amor. Este encuentro será decisivo para ella quien, desde el primer momento, verá renacer en sí la fuerte atracción que sintió años atrás por él. Leonor descubrirá una intrépida mujer que vivía dormida en ella y por primera vez en toda su vida comenzará a dudar sobre sus sentimientos hacia su marido, el regreso de su amor del pasado le podría costar la estabilidad de su matrimonio y desarmar todo lo que tenía establecido.
Mónica Falco (Luz Valdivieso) es la segunda de las hermanas, la regalona de su padre ya que siguió sus pasos y entró al mundo de la publicidad y se desempeña en la agencia Felichitá. Es apasionada e impulsiva, y toma la vida como una gran aventura. Como buena hija de su época, es de las que no entienden para nada la idea del sexo débil y si hay un hombre enfrente, ella está ahí para demostrar que cualquier cosa puede hacerla mejor. Mónica es de las que, ante cualquier problema, toma cartas en el asunto. No sirve para reflexionar, lo suyo es la acción. Como directora creativa, si bien se ha agenciado un nombre de reputación en el ámbito de la publicidad debido a su evidente talento para captar el insight del cliente, pero todavía debe pelear por ser reconocida en un ambiente claramente machista. Madre de dos hijos, Ágata y Sebastián, y casada con Santiago, un reconocido publicista. El hecho de trabajar codo a codo con él empezará a pasarle la cuenta al matrimonio. La crisis se ha instalado entre ambos y Mónica, en un principio, será incapaz de reconocer que existe. Su vida dará un giro que jamás imaginó tras la extravagante separación de sus padres. Recorrerá un camino en el que deberá aprender a soltar el control, a dejar de solucionar, a calmar el ímpetu constante que tiene en su interior, que no es más que una forma de disfrazar su constante ansiedad. 
Isabella Falco (Celine Reymond) es la tercera de las hermanas, con una vida estable, casada con José Luis, antiguo compañero de colegio, un hombre que la quiere, la respeta y la mantiene, y dos hijos, Constanza y Julián. Isabella es una mujer que ha ocupado su lugar en el mundo sin cuestionarse demasiado. Sus hermanas, profesionales y con un mundo laboral intenso, siempre le han enrostrado su rol de ama de casa y mantenida. Sin embargo, trabaja todo el día. Aunque nadie le pague un sueldo, tiene que preocuparse del marido, de los hijos, de las compras y la mantención de la casa, de las nanas, del jardinero, de la programación de las vacaciones, de la vida social, de las reuniones de colegio y, muchas veces, hasta servir de confidente de sus hermanas. La sorpresiva separación de sus padres la hará cuestionarse. ¿Está satisfecha con su vida? Su marido, ¿realmente la quiere? Sus hijos, ¿realmente la respetan? A su edad, ¿es una mujer o simplemente la señora que hace malabares para que la casa y la familia funcionen para que el resto?
Alejandra Falco (Daniela Ramírez) es la cuarta de las hermanas, el conchito de la familia, se pasa equivocando. Su vida entera es una colección de equivocaciones y vive la vida como si no hubiera otra, a diferencia de sus hermanas. Fue mamá por primera vez muy joven y luego una segunda vez, con Rodrigo, productor publicitario de la agencia Felichitá, con el que se casó y luego se separó, aburrida de la rutina. Sin profesión y sin un marido proveedor a su lado, la vida de Alejandra es un verdadero caos. Su departamento siempre parece estar patas para arriba, pero pese a todo ha podido salir adelante con sus niñitas, Fabiola y Natalia y vivir una vida plena. Administradora de un café llamado Casa de Muñecas ha tratado de vivir lo mejor posible y algo de paz. Con el padre de Fabiola no resultó y con Rodrigo, el padre de Natalia, que fue su último intento de sentar cabeza, tampoco. Pero no por eso se echará a morir, ya que Alejandra, es un alma libre como pocas, se define a sí misma como mamá de sus hijas y mujer separada. Pero no muerta. Pero ser tan libre y despreocupada en ciertos aspectos, le ha pasado la cuenta ya que puso los ojos en el hombre equivocado. Comenzó una relación ni más ni menos que con su cuñado Santiago. Lo que empezó como un simple coqueteo se ha transformado en una fogosa relación que la tiene muy complicada. Porque una cosa es ser infiel. Y otra muy distinta es involucrarse con el marido de tu hermana. Sabe que se ha equivocado y que tiene que cortar esta relación, pero le es muy difícil. La separación de sus padres le remece la vida por completo, cuestionándose aún más si realmente vale la pena luchar por una relación. La crisis de sus padres hace que vea aun con menos esperanza el poder proyectarse a largo plazo con alguien, ya que pareciera que todas las familias que conoce no son tan estables como parecen.
Santiago Balladares (Diego Muñoz) es esposo de Mónica, padre de Ágata y Sebastián. Sociable, agudo y con una notable confianza en sí mismo. Profesional enamorado de su trabajo le encanta vender la idea de un mundo ideal y perfecto a quien se lo pida. El matrimonio con Mónica resultó de un breve romance. Todos pronosticaban un matrimonio tan efímero como el romance previo, pero no fue así. La sintonía entre ambos era tal, que la pareja se fue uniendo cada vez más. Sin embargo, la vida, el trabajo, el paso del tiempo, el trabajar junto a su mujer, le ha empezado a pasar la cuenta al matrimonio. Santiago, quiéralo o no, ha empezado a distanciarse de ella. Para él, secretamente, la publicidad es un juego de hombres y como en el fútbol, si te llega un pelotazo en pleno rostro, no lloras, te lo aguantas y sigues jugando. Es así como, en medio de todo, no ha podido evitar poner sus ojos en la encantadora Alejandra, su cuñada menor quien, al contrario de su hermana, no parece tener la más mínima ambición por descollar en el mundo laboral. La imposibilidad de estar juntos, ya que para Alejandra esta relación está fuera de toda discusión, no hace más que acrecentar el deseo de Santiago por estar con ella. Por esto, lo que empezó como un juego, como una atracción física, ha empezado a tomar ribetes de amor de verdad.
José Luis Hurtado (Álvaro Morales) es un exitoso abogado que lleva veintitrés años de matrimonio con Isabella con la que tuvo sus dos hijos, Constanza y Julián, los que adora por sobre todas las cosas. Es un hombre solvente y económicamente estable que ocupa un cargo fundamental dentro del organigrama de la agencia Felichitá: maneja todos los asuntos legales. Es perfeccionista y muy estructurado. No es raro verlo saliendo de madrugada de la oficina sólo después de poner punto final a su trabajo. Ha dedicado su vida a mantener a Isabella contenta y agasajada como se merece. Le acomoda el papel que ella ha adoptado en la relación, como eficiente dueña de casa, madre y abnegada esposa, mientras él se preocupa de proveer a la familia. Es un hombre de buen gusto, se siente cómodo siendo parte de la familia Falco, y sobre todo como brazo derecho de su suegro. La emancipación de su suegra le parece definitivamente desquiciada, y en esto apoya completamente a don Sergio justificando sus deslices y haciendo lo que pueda por devolver las cosas a su cauce normal, incluso desde el punto de vista legal. Una de las consecuencias de esta revuelta en las hijas Falco, lo afecta directamente, porque Isabella se ha empezado a poner quisquillosa y le ha enrostrado la poca intimidad que mantienen por casi un año, que va desembocando en una crisis de pareja. José Luis tendrá que luchar por la estabilidad de su matrimonio, pero se verá entrampado por sus secretos y crisis internas que ni el mismo muchas veces será capaz de entender.
Octavio Sepúlveda (Paulo Brunetti) es psicólogo con un espíritu libre, un poco rebelde pero muy inteligente. La universidad para él fue muy importante no solo porque fue un lugar de descubrimiento, sino que también conoció a Leonor, su gran amor de juventud. Lamentablemente el espíritu libre le paso la cuenta, sus proyectos fuera de Chile eran su prioridad lo que provocó el termino con ella. Por supuesto la vida de Octavio no se detuvo. Tuvo nuevos amores e incluso se casó con una chilena con la que vivió algún tiempo en Boulder, Colorado. Ahí tuvo una hija, Almendra, que vive con su madre y con la que se contacta y ve cada vez que puede. Hoy, ya radicado en Chile atiende a Nora reencontrándose son su antiguo amor de juventud y remueve sentimientos que creía olvidados. Es por esta razón que Octavio no quiere volver a perder la oportunidad de estar con Leonor por lo que hará todo lo posible por estar con ella, cueste lo que cueste.
Federico Andrade (Alejandro Goic) es el esposo de Leonor y un destacado psicólogo que ha desarrollado una vasta carrera profesional tanto en el ámbito privado a través de su consulta, como en la docencia universitaria. Su nombre es reconocido tanto en Chile como en el exterior ya que ha llegado a un punto muy alto en su carrera. Hombre de carácter suave y apacible, poseedor de una inteligencia fuera de lo común. Disfruta de la buena mesa, de un buen vino y de una lectura amena. Federico se siente satisfecho con lo que ha logrado a lo largo de su vida: un hogar estable y feliz y una carrera brillante. Fascinado por la belleza, inteligencia y madurez de Leonor cuando era su joven y destacada alumna de psicología, Federico, a pesar de los casi veinte años que los separan, supo que ella sería la mujer con quien iba a compartir el resto de su vida. De esta manera, supo darle a la joven Leonor la estabilidad y la contención que ella necesitaba luego del quiebre con Octavio, el primer gran amor de ella. Sin embargo, esta seguridad en sí mismo será lo que causará la debacle. Ya que de alguna manera será incapaz de ver las reales necesidades de su esposa. Para él, Leonor es un pilar inamovible de seguridad y no contempla siquiera la posibilidad de que quien ha sido su mujer por más de veinte años pueda desestabilizarse, pueda querer otra cosa en la vida, pueda sentirse atraída por lo arriesgado, la aventura, la pasión.
Rodrigo Hormazábal (Cristián Riquelme) fue el último intento de Alejandra por sentar cabeza. A pesar de que el matrimonio no resultó y se divorciaron, nunca ha perdido la esperanza de poder reconquistarla. Se desempeña desde hace unos años como productor de la agencia Felichitá. Sin embargo, y a pesar de que está catalogado como uno de los mejores en su área, Rodrigo está lejos de querer demostrar nada o de dedicar su vida por completo a descollar y demostrar lo bueno que es. Es buenmozo, trabajador y creativo. Padre muy presente y adora a su hija Natalia de ocho años que tuvo con Alejandra. Se caracteriza por ser un hombre de buen corazón y que siempre está dispuesto ayudar a alguien que lo necesite. Esto, sin embargo, más de alguna vez le trae problemas, ya que, si de algo es incapaz Rodrigo, es de decir no a algún favor que alguien le pida, especialmente si se trata de un amigo o de la propia Alejandra. Sin embargo, empezará a establecer límites, a hacer las cosas sólo en la medida en que quiera hacerlas y si no, no, y al que le gusta bien y al que no, mala suerte.
Mauro Torres (Santiago Meneghello) es modelo, soltero y el hijo único de su familia. Nunca terminó sus estudios universitarios, por lo que ha tenido que desempeñarse en distintos trabajos menores que le dan el sustento necesario para poder vivir con cierta holgura y darse algunos gustos. Solitario y desconfiado, la vida no le ha sido del todo fácil y siempre le ha costado insertarse en los grupos de trabajo o amigos. Entra a la familia Falco, primero como amigo cercano de Isabella, y luego casi sin darse cuenta se ve involucrado en el mundo de los Falco provocando un quiebre profundo cuando se descubran sus secretos más profundos.
Matías Andrade (Ignacio Massa). Estudiante de diseño gráfico, es un joven de alma libre y muy certero. Alegre y sociable, mantiene una buena relación con sus padres de quienes heredó la firmeza y energía, de Federico, y la sensibilidad de Leonor. A Matías no le gustan los conflictos y por eso su motor en la vida es la búsqueda de la libertad y de la verdad. Por esa honestidad que lo mueve, es que está dispuesto a revelar sus verdades más ocultas luego de sufrir un accidente que pondrá en tela de juicio su historia al interior de su familia.
Almendra Sepúlveda (Amalia Kassai) es la única hija de Octavio. Se caracteriza por ser una mujer de carácter fuerte y extrovertida. Amante de la aventura y el carrete, vive hace años en Estados Unidos con su madre, con quien mantiene una compleja y difícil relación. Es por eso por lo que decide volver a Chile buscando un refugio junto a su padre. Porque Octavio ha sido siempre un bálsamo para ella. Su verdadero refugio.
Ágata Balladares (Catalina Stuardo) es la primera hija del matrimonio de Mónica y Santiago. Como hermana mayor ha debido sortear con no menos dificultades, los conflictos permanentes entre sus padres. Y su hermano Sebastián, el más pequeño y a quien adora, ha sido su protegido para evitar que le afecten estos problemas. Le aflige no llevar la vida normal de una niña que cursa cuarto medio con ganas de entrar a la universidad, ya que vive preocupada de las peleas de sus progenitores. Pero con el tiempo su carácter se templará atreviéndose a decir todo lo que siempre la ha atormentado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario