domingo, 7 de julio de 2019

Los personajes de “Amor a la Catalán”

Gentileza Canal 13.
Hoy, a las 22:35 horas, Canal 13 estrena su nueva teleserie. La historia, idea original de Andrea Franco y Vicente Sabatini, cuenta con guiones de Camila Villagrán, Marcelo Castañón, Malú Urriola, David Bustos y Hugo Castillo y la dirección de Sabatini, Christian Maringer y Manuel Buch. La cuarta producción de AGTV para la señal de Inés Matte Urrejola inicia con la repentina muerte de un empresario panadero, quien deja al descubierto su gran secreto: tiene dos familias.
Fernando Catalán (Cristián Campos) es el patriarca de la familia Catalán. Dueño de las panaderías que llevan su nombre. Mantiene dos familias en paralelo, lo más distante y diferentes una de otra. Con su primera esposa, Isabel, tiene dos hijos: Rafael y Diego. Mientras que con Yanara, su segunda pareja, tiene dos hijas: Dafne y Danae. Vive entre sus dos familias: dos semanas al mes con Yanara y las niñas en San Miguel; y dos semanas con su otra familia en Lo Curro; pero la presión le pasa la cuenta y sabe que su doble vida es una bomba de tiempo, que explota luego de que él muere de un infarto.
Isabel Cruzat (Catalina Guerra) proviene de una acomodada y numerosa familia. Estudió medicina, dónde era de las mejores de su clase, pero luego -cuando se casó con Fernando, y quedó esperando a Rafael- decidió congelar sus estudios. Todos sus cercanos le aconsejaron que no dejara de lado sus metas, pero ella privilegió a la familia y nunca retomó la carrera. Si hubiera sabido lo que se le venía por delante, quizás su decisión habría sido distinta. Hasta la fecha vive pendiente de Rafael y Diego día y noche, sus hijos son lo que llena y da sentido a su vida. Con Fernando tiene una buena relación, lo pasan bien en la vida social, tienen amigos, salen juntos y se divierten. Pero de sexo, ni hablar. Tras la muerte de Fernando, y saber que su marido tiene otra familia que se quedará con el cincuenta por ciento del negocio, la burbuja en la que vive Isabel se rompe y su vida se derrumbará, deberá afrontar sus miedos, salir de su comuna e ir hasta la panadería de su marido, la que nunca ha visitado, y conocer nuevas realidades. Poco a poco irá tomando conciencia del dinero y lo que cuesta ganárselo.
Yanara Cabezas (Tamara Acosta) proviene de una familia modesta. Contadora, es una mujer golosa, extrovertida, simpática, trabajadora y esforzada. Hace treinta y tres años que es la mujer de Fernando Catalán, su jefe en la panadería, con quien tuvo dos hijas, Dafne y Danae. Juntos han convertido la panadería en una gran empresa y está orgullosa de eso. Aparentemente son una familia perfecta que trabaja junta en el negocio familiar. Pero no todo lo que brilla es oro, Yanara acepto que Fernando tuviera otra familia, pese al dolor que esto le provoca, lo ha llevado en silencio y con resignación. Una vez que Fernando muere y todo salga a la luz deberá enfrentar a sus hijas y a su entorno, pero sobre todo a Isabel, que no va a descansar hasta sacarla a ella y a sus hijas de la panadería.
Rafael Catalán (Matías Assler) es primogénito de Fernando. Ingeniero comercial, pololea hace cinco años con Lucía Fernández, abogada. Financiados por su tío Pedro, juntos armaron la pyme GreenBike. Para Rafael, su empresa es su máxima motivación, pero todo cambia luego de conocer a Dafne y enamorarse perdidamente de ella, a pesar de que se va a casar con su novia Lucía que está embarazada. El impacto que provoca la chica en él es tan rotundo, que su vida dará un vuelco en ciento ochenta grados al enterarse que la bella repostera es su propia hermana. Y enterarse que su padre tenía otra familia, hará que Rafael tenga un profundo resentimiento contra su él. Para Rafael, tanto Isabel como Yanara son víctimas y le parece justo que la fortuna sea compartida por las dos. Algo que para su madre parece impensable, para Rafael representa un mínimo gesto de justicia y reparación a tantos años de mentiras y engaños. Asumirá la tarea de encargarse de las panaderías Catalán, mediando entre Isabel y Yanara.
Dafne Catalán (Daniela Ramírez) es tímida y reservada pero cuando está en confianza es divertida, frontal y juguetona. Desde niña manifestó interés por la cocina, se pasaba horas inventando postres, pasteles y dulces. Por lo mismo, a nadie le extrañó que estudiara repostería. Es creativa, ordenada y detallista. Hizo su práctica en una pastelería del barrio, pero ya hace un año que su papá, Fernando Catalán, la invitó a trabajar con él. Desde que Dafne llegó a la panadería, la clientela ha subido con creces, sus pasteles son grito y plata. Dafne es el orgullo de su padre. Dafne es la jefa de su hogar, si no fuera por ella su casa sería caos y desorden. Pese a todo siempre está de buen humor. Son muy pocas las cosas que la sacan de quicio, pero cuando algo no le parece, no se queda callada, siempre con un tono respetuoso pero abismantemente frontal. Para Dafne será un golpe muy duro descubrir que su padre tenía otra familia. No puede creer que su mamá la haya engañado por tanto tiempo. Recuperar la relación con ella será un proceso difícil, pero la terminará entendiendo. Finalmente, Yanara hizo lo que hizo por amor. Dafne tendrá que luchar con sus propios sentimientos ya que al morir su padre se entera que el hombre que ama, Rafael, es su medio hermano.
Pedro Catalán (Fernando Kliche) es el hermano mayor de Fernando. Tipo encantador. Creció bajo la sombra de él, a quien siempre consideró una soberana lata, pero que a ojos de los padres era un ejemplo de esfuerzo, superación, constancia, mientras que Pedro lo único que tenía era la buena pinta. Cuando quiso un lugar en las panaderías Catalán, ese puesto ya estaba ocupado por Fernando. Pedro vendió su parte, para irse a vivir una vida en el extranjero, siendo libre y un ciudadano del mundo, pero nunca pudo olvidar a su cuñada Isabel. La conoció antes que Fernando y le gustó desde ese momento. Para Pedro, que Fernando se quedara con Isabel, era una más de las injusticias: él debería haber hecho familia con Isabel, él debería haberse hecho cargo del negocio… Una vez más, debería haber tenido todo lo que su hermano tuvo. Pedro tiene un claro plan de venganza, que él llama con el nombre de justicia. Ahora que su hermano no está, él quiere ocupar el trono vacío. Teniendo a su esposa, a sus hijos, y siendo la cabeza de la empresa.
Lucía Fernández (Josefina Montané) conoció a Rafael en la universidad y a los seis meses se hicieron pololos. Oriunda de Viña del Mar, hija única del capitán de fragata Juan Francisco Fernández y de Manena Zabala. Su padre murió de un ataque al corazón en alta mar, cuando ella salía de cuarto medio, una dolorosa pérdida. Rafael es su primer y gran amor, y su matrimonio calza a la perfección con sus aspiraciones de vida, por eso no descansará hasta convertirse en su esposa oficial. Caprichosa, celosa y posesiva por un lado, adorable y frágil por el otro, siempre encuentra la forma de dar vuelta las cosas a su favor, para despertar la compasión de los demás. No escatima en engaños ni subterfugios para quedar como víctima y conseguir siempre lo que quiere, sobre todo en relación a Rafael. Para ella, el fin justifica los medios.
Diego Catalán (Francisco Dañobeitia) tiene diecinueve años y es el hijo menor de Fernando e Isabel. Joven recién egresado de cuarto medio, actualmente en año sabático. No tiene clara su vocación profesional. Poco antes de cumplir la mayoría de edad se sinceró con sus padres respecto a su orientación sexual, confesando que era gay. De su hermano mayor recibió el completo apoyo, su madre enterró la confesión como si nunca hubiera pasado, es algo de lo que no habla, ni menciona. Y su padre simplemente no lo toleró: “lo que yo debería hacer contigo es mandarte a trabajar con los panaderos al turno de las cinco de la mañana, para que te hagas hombre”. A Diego le quedó esa frase marcada con fuego y por eso, cuando Fernando muere, es justamente lo primero que va a hacer. No se va a esconder. La noticia de que tiene dos hermanas le agrada y se acercara a ellas y a su mundo, será en la panadería donde conocerá y se hará amigo de Tati y Nelson, quienes le enseñaran un mundo completamente diferente a lo que él conoce.
Danae Catalán (Loreto Aravena). Nacida y criada en San Miguel, salió del colegio con muy malas notas. A diferencia de su hermana Dafne, Danae siempre fue mala para los estudios y muy contestadora con los adultos. Por eso, apenas salió de cuarto medio, eligió un instituto técnico que le permitiera trabajar pronto en las panaderías de su papá, donde trabaja cada día como técnico en alimentos, siendo la encargada del control de calidad en las distintas sucursales. Su fama de inmadura y polvorita que arrastra desde la niñez sigue metiéndola en aprietos constantemente, algo que ella intenta mantener a raya para no perder su trabajo. En términos amorosos, aunque pudiera no parecerlo, es una chica romántica que lucha por conquistar el esquivo corazón de un hombre que parece no mirarla más que como una amiga: el fuerte y corajudo Camilo, lo que la obligará a medirse y a jugar bien sus cartas si realmente quiere ganarse el corazón del pretendiente de su hermana.
Basilio Mardones Saavedra (José Soza). Oriundo de San Miguel. Enviudó hace tres décadas. Se tuvo que hacer cargo de su hija Betsy cuando ella era adolescente, lo que lo obligó a trabajar y ganar dinero. Alegre, jovial, dicharachero, le encanta rodearse de juventud. Trabajó muchos años con José María Catalán y luego con Fernando, heredándole su trabajo Primitivo, con quien hasta el día de hoy se encuentran enojados. Siempre está buscando de donde obtener dinero, es así como se le ocurre poner un clandestino en su patio junto a Charito, el problema es que Betsy no sabe nada de los negocios de su padre. Adora a su nieta Tati y la apoya en su búsqueda de la fama.
Betsy Mardones (Ximena Rivas). Nacida y criada en Maipú, es hija de Basilio y madre soltera de Tati. Mujer sensata y centrada, es una especie de madre con su padre y tiene la ambición de que su hija llegue mucho más allá que ella en la vida. Es la dueña de la receta del pino de las panaderías Catalán (la parte de la masa la hace Walter), y tiene la idea que la forma de cocinar es con al alma, más que con medidas y recetas, por lo que su jefa y amiga Yanara, la ha mantenido como parte importante de la empresa. Estuvo a punto de casarse con Walter, pero ella lo pateó al descubrir su enésima infidelidad justo ese día. Ahora no lo tolera y no está dispuesta a perdonarlo, por más mérito que él pretenda hacer. Pero tienen que trabajar juntos, pero no por esto fingen que no hay fricción por el pasado que los une. Cuando tiene que relacionarse con él, marca distancia, no le dirige la palabra, todas sus conversaciones pasar por Camilo. Desde el engaño de Walter se refugió en el culto y ahora es evangélica, pero muy pronto llegará a su vida Alexander un joven colombiano que la hará pecar.
Primitivo Mardones (Álvaro Espinoza) es hermano de Betsy. Ha trabajado la mayor parte de su vida para Fernando Catalán. Fue su mano derecha, muchas veces el encubridor de sus secretos, y tras la muerte de su jefe intentará conservar su trabajo. Se ve obligado a ejercer una especie de doble militancia con Isabel y con Yanara, a quien conoce hace casi treinta años, y de la que fue cómplice al compartir su secreto como mujer no oficial. A estas alturas es lo más cercano a amiga que él tiene. Con Isabel forman una dupla hilarante. Se quieren matar, pero se necesitan también. Primitivo suele cerrar los ojos para tragarse sus palabras, cosa que Isabel nota, pero él cuenta mentalmente hasta diez, para cumplir con la promesa que le hizo a Fernando de nunca dejar a los suyos al partir. Se esconde de ella constantemente para no topársela, pues sabe que es el objeto de todo el odio de ella. Primitivo es chofer, maestro chasquilla, jardinero, las hace todas. Siempre tiene la solución a todo, para hacerse imprescindible y ubicuo. Lo que no sabe lo inventa.
Walter Ruiz (Renato Munster) es el maestro panadero de las panaderías Catalán, y su receta para la masa de empanadas lo ha hecho famoso. Es un hombre de pueblo, con características de líder. De humor chispeante, siempre tiene el remate de un chiste en la punta de la lengua. Abre la panadería al alba y cuando llegan sus colegas ya está amasando mientras escucha Mocedades en su radio cassette. No acepta bromas de esto último. Por su debilidad por las mujeres, se farreó la posibilidad de casarse con el gran amor de su vida, Betsy. Ahora busca desesperadamente que lo perdone y vuelva a creer en él. Además de su trabajo, una de las cosas que Walter más disfruta es compartir con sus compañeros de la liga de fútbol de panaderos.
Camilo Pacheco (Gabriel Urzúa) es un panadero de corazón, de clase trabajadora, hijo de un obrero de la construcción y una modesta cocinera. Sus padres viven en Laraquete, veinte kilómetros al norte de Arauco. Llegó a Santiago a los quince años a cursar la enseñanza media, instalándose en la casa de su tía Marta, una esforzada y simpática costurera que tiene su pyme. A los veintiocho años fue padre con su polola de entonces, Loreto, una chica posesiva y de mal carácter. De esa tormentosa relación nació Laurita. Una niña encantadora que Camilo adora, pero que no puede visitar por una arbitraria decisión de Loreto. Camilo ahora trabaja como ayudante en las panaderías Catalán bajo las órdenes de Walter, con quien también juega en la liga de fútbol del barrio. Tiene fama de bueno para el ala, pero lo cierto es que sus únicas batallas son por causas nobles y por ayudar a los más desvalidos. Camilo sabe que la única forma de ser alguien en la vida es con un cartón bajo el brazo. Por eso se inscribió en administración de empresas, bajo una modalidad semipresencial. Su sueño es tener su propia amasandería. Es un romántico empedernido y el amor que le despierta Dafne es algo que difícilmente podrá arrancar de su corazón. La contempla como hipnotizado y aunque ella lo vea como un amigo, Camilo no pierde ocasión en hacerle ver la gran pareja que serían juntos; se relajan, ríen y divierten como si nada importara.
Manena Zabala (Alessandra Guerzoni) es viuda de Juan Francisco Fernández Ureta, capitán de la marina. Manena ha vivido toda su vida en Viña. Lucía es su única hija, por elección propia y desde que su marido murió, a quien llamaba cariñosamente el Flaco, su calidad de vida mejoró considerablemente, permitiéndole gozar de una libertad que jamás imaginó. Quiere salvaguardar los intereses románticos y económicos de su hija y ahora que no está viviendo en la conservadora sociedad viñamarina, vivir de su pensión tranquilamente junto a un buen vodka. Organizar el matrimonio de su hija es su máxima ocupación por ahora y hará lo imposible por verla feliz con el hombre que ama, Rafael.
Lucas Vidal (Antonio Campos) es el hijo menor de una familia de clase alta intelectual. Siempre destacó por su facilidad para las matemáticas y la física. Estudió ingeniería civil y luego se fue a San Francisco para especializarse en negocios web. Es un tipo egocéntrico, autoreferente y extremadamente inteligente. Entiende perfectamente los cambios que se producen a nivel global y los aplica en todas sus ideas empresariales, casi siempre exitosas. Compañero de colegio de Rafael, se conocen desde los cinco años, aunque después de salir se perdieron la pista por unos años hasta que Rafael lo convocó para iniciar el negocio de reparto. Pasa todo el día en GreenBike, su último emprendimiento, que creó junto a Rafael, Lucía y Pedro. Se encarga de la parte informática. Está obsesionado con hacer crecer la empresa y no descansará hasta lograrlo. Trabaja codo a codo con Lucía e inevitablemente se va enamorando de ella. El problema es que es la novia de Rafael y no está dispuesto a traicionarlo, pero este nuevo sentimiento es más fuerte y no podrá resistirse ante los encantos de la joven, que no dudará en utilizarlo para cumplir sus objetivos.
Tati Mardones (Javiera Mendoza) se crio sola con su madre Betsy, quien la educó con mucha exigencia y restricciones. De su padre nunca supo y desde siempre ha sido su abuelo Basilio su mayor fuente de cariño y regaloneo. Con el tiempo, el novio de su madre, Walter, también supo ganarse el corazón de Tati, haciéndole merecedor de un lugar en su casa y en su corazón, lo quiso y respetó, hasta que deja plantada a su madre por otra mujer. Tati está en cuarto medio. Le gusta la moda, las nuevas tendencias en peluquería y estilos urbanos, ir de shopping, comprar ropa por internet y cuidar su cuerpo. Le encanta el K-Pop, y tiene un grupo de dance cover. Empecinada en conseguir lo que se le antoja, está convencida que la fama está a punto de tocar su puerta.
Nelson Hernández (Juan Gálvez) es compañero de colegio y yunta de Tati, a quien ayuda en la realización de vídeos de la joven influencer. Se convertirá en el amigo y mentor de Diego, ya que siendo declaradamente gay desde los quince años, lleva algo recorrido del camino que su nuevo amigo inicia. Siente el compromiso de ayudarlo para que sepa cómo es el mundo gay realmente, con sus claros y oscuros, y en este camino es que se comenzará a sentir enamorado de él. Vivió duro bullying por esto en su infancia. El ser diferente lo enfrentó viviendo su sexualidad de frente y sin disimular. Es fanático del K-Pop y es el coreógrafo del grupo de Tati.
Marta (Josefina Velasco) es la tía de Camilo, hermana de su madre. Nadie sabe porque no tiene marido o hijos. Cuida a Camilo y a su sobrina nieta Laurita, pero suele desaparecer algunos días de la semana, supuestamente a cuidar enfermos. Tiene la casa llena de cajas, compra cosas por internet y luego las vende, tiene su propio catálogo de ropa.
Charito Mamani (Nathalia Aragonese). De treinta y siete años, anda siempre bien sexy. Es una mujer alegre, orgullosa de su cultura, trabajadora, la mayor parte de sus ganancias las envía a Perú para ayudar a su familia. Vive en casa de Betsy donde tiene un negocio clandestino con Basilio, donde muestra todos sus dotes culinarios. Es muy honesta por lo que le conflictúa mucho ocultarle todo esto a Betsy, pero debe hacerlo por necesidad. Su vida cambiara con la llegada de Alexander ya que a pesar de que lo encuentra muy chico para ella, no puede evitar sentirse atraída por su encanto.
Alexander Bedoya (Lucas Mosquera). Colombiano, proviene de una familia numerosa, alegre, pero con muchos problemas económicos. Un amigo le dijo que Chile era el paraíso terrenal, un lugar donde se pueden realizar los sueños y llevarlos más allá. Alexander no dudó en dejarlo todo y partir. Pero cuando llegó la situación a la que se enfrentó era diametralmente opuesta. No encontró trabajo, no tenía donde dormir y lo rechazaban en todas partes por su color de piel. Encontró que el país era aburrido, clasista, xenófobo, etc. Aun así, no se echó a morir. Llegó a casa de Betsy donde ella a pesar de no admitir hombres, le arrienda una pieza hasta que encuentre otro alojamiento, durante su estadía, hará pecar a Betsy, ella logrará encontrarle trabajo como repartidor en la panadería y dejará que instale en su living un sillón de peluquería, donde atenderá mayoritariamente a mujeres. Los problemas vendrán cuando Charito se instale en su corazón.
Sabine Veret (Erlande Augustin) es haitiana y trabaja como nana en la casa de Isabel. Coquetea con Primitivo. El dinero que gana lo envía a su familia en Haití. Anda siempre con la falda del uniforme cortita, cuando aparece Isabel se la baja.
Sandra Milena (Carol Matos) es una colombiana de treinta y tres años. Vive en una de las piezas que arrienda Betsy, vende jugos en la calle con su carrito de supermercado, son socias en el negocio con su amiga Dulce, con quien comparte la pieza. Además, trabaja en el clandestino de Basilio y luego también será parte en el callcenter romántico que este último armará en su dormitorio.
Dulce (Francelis López). De diecinueve años, la joven venezolana comparte pieza con Sandra, quien cumple el rol de hermana mayor para ella. También trabaja en el clandestino y callcenter de Basilio.

1 comentario:

  1. Queremos que Amor a la Catalán la pasaran a dar de Lunes a Viernes a las 20:00 horas, y mientras que Río Oscuro debe ir de Lunes a Jueves a las 22:30 horas después de Teletrece.

    ResponderEliminar