viernes, 15 de mayo de 2020

Daniela Lhorente y su personaje en “Helga y Flora”: “Tiene un secreto que la hará expresarse más allá de su mirada”

Gentileza Canal 13.

Como una apagada y dura mujer, la que siempre viste de negro, la destacada actriz de teleseries como “Pampa Ilusión”, “El Circo de las Montini”, “Los Pincheira” y “Perdona Nuestros Pecados” acapara la atención en la elogiada serie de Canal 13. Y es que en un registro poco visto para el público, la intérprete aparece como Úrsula, quien pertenece al círculo del poderoso e influyente estanciero Raymond Gamper (Alejandro Sieveking), siendo ella su ama de llaves. Hablamos con Daniela Lhorente y aquí nos cuenta más de la producción que se exhibe todos los sábados a las 23:45 horas.

En la serie eres Úrsula, una mujer muy introvertida, muy presente en la vida de Raymond, ¿qué más nos puedes contar de tu personaje?
Úrsula es una mujer que creció junto a Raymond y pasó lo mismo que esas niñas a los trece años. Esto, más otras cosas que se irán descubriendo en la serie, la fueron convirtiendo en una mujer hosca, callada, fría y oscura. Pero tiene un secreto que la hará expresarse más allá de su mirada. 

Raymond es interpretado por Alejandro Sieveking, quien falleció a inicios de marzo. ¿Habías trabajado con él anteriormente? ¿Cómo fue compartir este proyecto?
Para mí trabajar en esta serie fue un regalo porque tuve la gran oportunidad de conocer a Alejandro… poder compartir tardes esperando grabar me dio la oportunidad de introducirme un poquito en esa alma maravillosa. Me sorprendió muchísimo: tan bondadoso, caballero, cariñoso, atento, con una energía impresionante y con su creatividad siempre a flor de piel, así es que imagínate, ¡gracias universo por juntarnos en esta aventura magallánica!

“Helga y Flora” llega en tiempos de revolución femenina, ¿qué te parece poder contar esta historia? ¿Falta una apuesta mayor de la televisión chilena por este tipo de producciones?
Esta serie es ver cómo estas dos mujeres son mandadas a un pueblo lejano en Tierra del Fuego en su primera misión y con el fin de alejarlas ya que van solo a investigar la muerte de un caballo, pero estando ahí uno ve cómo se desenvuelven en este mundo mandado por hombres y se van abriendo camino para descubrir cómo funciona esta estancia al mando de Raymond y descubren la oscuridad absoluta. Vemos lo hábiles que pueden ser estas mujeres en un mundo de hombres donde nadie daba un peso por ellas. A mí me parece muy necesario y atractivo de contar y de ver cómo las mujeres abren caminos con su audacia e inteligencia. Y por supuesto que faltan más de estas producciones, porque además uno ve que la gente está ávida de este tipo de historias, ya que a pesar del horario, hay bastante sintonía y muy buenos comentarios.

¿Cómo fue el trabajo con el director Christian Aspèe y los demás integrantes del equipo?
Fue un placer trabajar con Christian y todo el equipo, siempre con mucho diálogo sobre los personajes y escuchando lo que él esperaba de esta historia, además de un equipo muy profesional trabajando todos por un bien común: “contar esta historia”, lo que es muy gratificante. Trabajar en equipo es lo que uno nunca debe olvidar.


Uno de los puntos destacados por el público fue la locación escogida, los paisajes. En tus inicios hiciste “Pampa ilusión” que se grabó en Humberstone, pleno desierto, en ésta el destino fue Magallanes. ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar en lugares tan extremos?
Uno de mis máximos placeres en cuanto al trabajo audiovisual es estar en lugares extremos, conocer otros lugares y más encima con estos paisajes que te ayudan a sumergirte en la historia. Me encanta salir y grabar en lugares con historia. El poder quedarse en el lugar por harto tiempo para tener ese paréntesis en tu vida y que te permita enfocarte solo en este mundo que estás contando es un placer.

Finalmente, ¿qué te cautivó de este proyecto y cómo invitarías al público a verla?
Me cautivaron muchas cosas, por lo que fue imposible decir no: El lugar, tener que viajar y quedarme en Punta Arenas sumergida en mi trabajo; el paisaje hermoso que me acompañaría por un tiempo; saber que estaba Alejandro Sieveking y que tendría que grabar con él; compartir con Catalina Saavedra; y el personaje, Úrsula era un gran desafío para mí. Y claro, quiero invitar al público a seguir desenredando esta historia que aún tiene mucho por develar. No dejarán de sorprenderse de estos hermosos parajes y personajes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario